contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 15 de octubre de 2012

Cine actualidad/ "LO IMPOSIBLE"


La supervivencia de la familia

"Lo imposible" está consiguiendo lo imposible:  llenar los cines.  Aparte de este tontorrón juego de palabras, la segunda película como director de Juan Antonio Bayona supone una nueva vuelta de tuerca al género de catástrofes, narrado desde la experiencia real de una familia española, los Alvarez-Belón, supervivientes del tremendo Tsunami que azotó el sureste asiático a finales de 2004.

La Familia Alvarez-Belón, gracias a la magia del cine o a causa de ésta, transmuta su apellido a Familia Bennett, y los Bennett (papá, mamá y sus tres hijos, todos ellos varones), norteamericanos ellos, son personas de posibles que tienen la desafortunada idea de pasar las Navidades de 2004 en la zona más bella de Tailandia.  Cuando el maremoto los separa, la madre consigue localizar al hijo mayor y ser llevados ambos a un hospital, mientras que el  padre, que se había mantenido junto a los niños más pequeños, los deja momentáneamente a un lado, para tratar de encontrar a su esposa y su primogénito desaparecidos...

La maquinaria publicitaria de "Lo imposible", que cuenta con financiación del grupo Mediaset (TeleCinco, Cuatro, FDF, etc.) se ha comportado como un gigantesco tsunami que lo ha arrollado todo a su paso:  de tanto ver los trailers, los teasers y los promos, no hay españolito que no sepa que se ha estrenado esta película que parece de todo menos española, y que conviene verla en pantalla grande aun a pesar de la subida del IVA.  Es más, cuesta creer que un film cuyo trailer desvela sin pudor todo su gancho efectista (la secuencia del maremoto en sí) esté consiguiendo que el público se implique tanto y desde el principio.

No cabe duda de que "Lo imposible" tiene un acabado técnico irreprochable.  Ya en su ópera prima, "El Orfanato", Bayona demostró que sabe filmar, planificar, montar y, sobre todo, dirigir a actrices.  Aquí, el personaje de Naomi Watts, que encarna a la madre, tiene una relevancia vital y sus escenas son las mejores y más logradas.  Incluso el adolescente Tom Holland (no confundir con el director de "Noche de miedo") tiene más importancia que el padre sobrepasado por la adversidad que interpreta un gimoteante Ewan McGregor.  ¿Es muy pronto para criticar la endeblez de este personaje, que no duda en dejar colgados a dos niños pequeños y que sólo consigue cumplir su objetivo de recuperar a su mujer e hijo, gracias a una serie de casualidades?  Parece ser que la verdadera familia de supervivientes, en concreto la madre, María Belón, supervisó el rodaje de algunas secuencias e hizo de mentora de su alter ego, una muy convincente Naomi Watts, que posiblemente cuaja su mejor trabajo hasta la fecha (pronto la veremos haciendo de Lady Di).  Me pregunto si la señora Belón no debió pulir un poco más el papel del padre...  o quizás no la dejaron.

Viendo "Lo imposible" tuve la sensación de que Juan Antonio Bayona ha tratado de ser Steven Spielberg.  Los efectos especiales (que en realidad ocupan una parte mínima del metraje) son sobresalientes, pero es que, además, el director decanta el resto del film hacia la aventura emocional, narrada desde la misma óptica que hubiese utilizado el creador de "E.T.":  la familia como nexo de unión y como meta;  el cariño que acaba triunfando sobre todas las dificultades, narrado todo ello con una banda sonora de lo más tramposa (para que luego critiquen al John Williams de "War Horse"), que fuerza emociones que no quieres exteriorizar y que sabe rubricar los numerosos hallazgos visuales que no se pueden discutir (esa mano triunfante que sale del agua a cámara lenta).  En el lado negativo, que lo hay, ya he dicho que se situaría el personaje de Enrique/Henry con el que Ewan McGregor hace todo lo que puede;  también hay que convenir que, aun cuando ocurriese exactamente así, el final, excesivamente feliz y bendecido por una (imposible) sucesión de casualidades, le resta algo de verosimilitud al relato.  Y bueno, qué diablos, yo entiendo que, por muy española que sea la película en todas sus facetas, los protagonistas elegidos tienen un renombre a nivel internacional (los únicos actores españoles que salen son Marta Etura y Geraldine Chaplin, y esta última sólo lo es a medias), pero ¿realmente era necesario que ni siquiera los personajes conserven su nacionalidad original?  ¿La película sería menos comercial si, en lugar de "Henry", el marido se hubiese continuado llamando "Enrique"?  ¿Hubiera pasado algo porque el apellido de la madre hubiese seguido siendo "Belón" y no "Bennett"?.   Ahora que el inefable ministro Wert pretende "españolizar" a los niños catalanes, me pregunto por qué nuestra cinematografía trata de "desespañolizarse" de este modo...

Luis Campoy

Lo mejor:  la secuencia del tsunami, la interpretación de Naomi Watts
Lo peor:  el papel del padre, el propósito nada oculto de "desespañolizar" la película
El cruce:  "Terremoto" + "Un pueblo llamado Dante's Peak" + "La guerra de los mundos"
Calificación:  8 (sobre 10)

No hay comentarios :