contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 3 de febrero de 2012

Una odisea pilosebácea


En la cabeza de mi padre se refleja todo.  No sólo sus pensamientos y las vicisitudes de su ya larga vida, sino TODO:  está calvo y su calva brilla como un espejo.  La alopecia androgenética es, probablemente, la única herencia que uno rehusaría recibir de su padre (junto con las deudas, claro está), pero al final me temo que es la única segura.  Como ya he contado alguna vez, los que sabemos casi a ciencia cierta que el pelo se nos va a caer si o sí, tomamos antes o después las medidas necesarias para conservarlo;  yo, el que se me cae, lo guardo en una caja.  Bromas aparte, desde siempre les he conferido a la higiene y el cuidado capilar un mimo y una atención especiales. Obviamente, todas mis investigaciones al respecto demuestran que, si el pelo se ha de caer, se caerá inexorablemente, pero en nuestra mano está el demorar el otoño lo más posible.

La otra tarde, fui a mi farmacia habitual con la intención de hacerme con un frasco de champú Klorane (el cual llevo usando más de 20 años y tengo comprobado que curar, no cura, pero perjudicar, tampoco), y la amable farmacéutica, al ver que el producto que le solicitaba era un potingue de índole dermatológica, me preguntó si quería someterme a un examen gratuito del cuero cabello.  Sin estar muy convencido, accedí, y dos días después, una microcámara navegaba por mi cabeza, pilotada por una jovenzuela que tenía de dermatóloga lo que yo de millonario.  Haciendo cola, otro par de hombres con pinta de incautos y frente despoblada, e incluso una señora con gesto preocupado.  La diminuta cámara proyectaba en un monitor una visión espeluznante de mi pobre cabeza, magnificando no sólo los cabellos sino el desértico espacio entre ellos.  "Te voy a arrancar un pelito para que veas cómo está su raíz", me dijo la experta.  Una finísima parte de mí fue extirpada de un tirón y emparedada entre dos placas de vidrio conectadas a una especie de microscopio.  "Uy, nunca había visto una raíz tan muerta como ésta", se mofó la niña de la bata blanca.  “Mira, necesitas un tratamiento de choque, empezando por unas vitaminas que tienes que tomar cada día y te duran un mes.  Además, un champú que debes usar dos veces por semana y te dura un mes.  Y, finalmente, una loción que se usa después del champú y te dura…”  “…Un mes”, pensé yo, “una renta mensual a partir de ahora”.  Lo más curioso del caso era que, oh, casualidad, las vitaminas, el champú y la loción que me mandó eran todos de la misma marca (“Rougj Hair Plus Active”), y, mire usted por dónde, los tres estaban en stock en la farmacia (no como tantas medicinas de mi madre que tienen que pedir y no llegan hasta el día siguiente) y, además, el paciente que había sido analizado antes que yo también debía padecer exactamente mi mismo trastorno, porque al salir se había marchado con la misma tanda de productos.  El caso es que, en estado de shock, me dirigí al mostrador con mis manos rebosantes de frascos y cajas, y cuando la farmacéutica, nada sorprendida porque mi consulta gratuita acabase ante la caja registradora, me reveló el precio de la fiesta, ni exprimiendo mi cartera pude obtener unidades monetarias de curso legal en número suficiente como para amortizar la cuenta;  por suerte, aunque sólo llevaba para pagar el champú y las vitaminas, tuvieron a bien fiarme la loción.

De camino hacia mi casa, la bolsa que contenía las tres piedras filosofales para la testa me pesaba una tonelada.  Tantas y tantas vueltas le estaba dando a lo que acababa de hacer, que me empecé a sentir mareado.  Sesenta euros invertidos en tres fármacos que duraban cada uno un mes, presuponían una sangría de sesenta euros mensuales, además del hábito irrenunciable de ingerir una pastilla al día (afortunadamente, aún no tomo ninguna) y el (maloliente) compromiso de lavar el pelo sólo dos veces por semana.  Demasiados sacrificios, y, pensándolo bien, al dictado no de un médico especialista, sino de una comercial de una empresa químico-farmacéutica, cuya prioridad no era mejorar mi salud capilar…  sino aumentar su cuenta de beneficios.

Al día siguiente, me presenté de nuevo en la Farmacia, y le indiqué a la boticaria mi decisión de devolver los milagrosos remedios y no acudir a más consultas.  No me puso ninguna pega, me tomó los tres productos, me restituyó el dinero y, a continuación, me vengué de Rougj-No-Sé-Qué volviendo a comprar mi entrañable Klorane a la Quinina.  La alopecia no se me va a curar, pero tampoco me voy a arruinar al tiempo que otros se enriquecen gracias a la ingenuidad de un pardillo que olvidó que para solucionar cualquier mínimo problema de salud, lo ideal es acudir primero al galeno titulado.

15 comentarios :

Anónimo dijo...

Lo ha clavado Ud. Hoy, varios meses después, he pasado por la misma experiencia aunque eramos todas mujeres, mas o menos de la misma edad y todas supuestamente con el mismo problema capilar. Como podrá suponer, se nos ha sugerido la compra de la misma tanda de productos.

Anónimo dijo...

jajajajajaja estoy leyendo tu comentario y es exactamente lo que me ha pasado a mi, que casualidad q me ha dado tb los 3 mismos productos. Tu comentario me ha ayudado y he devuelto todos los productos. Tambien he buscado mas informacion y segun tngo entendido es un autentico timo..Gracias por el articulo

Mane RT dijo...

Hola, he leído el artículo y los comentarios. Lo que no me queda claro es si alguno de ustedes ha probado el tratamiento o sólo han decidido que era caro para la idea que tenían en mente.
Es más, en el artículo se dice claramente que va a la farmacia a comprar un champú Klorane, con el cual ha "comprobado que curar, no cura, pero perjudicar, tampoco"... vamos, que no cura.
Creo que nadie dice que haya probado el tratamiento.
También, en uno de los comentarios se dice que tras buscar información y según se tiene entendido, es un timo, razonamiento que tampoco me da ninguna garantía, ya que no se hace referencia a la fuente donde se dice que es un timo ni a los argumentos.
Para que no haya malas interpretaciones, no tengo nada que ver con el producto en cuestión, tan sólo busco una solución a mi problema capilar y no quiero descartar nada si no tengo argumentos razonables.
En resumen, entiendo que el producto lo han devuelto porque era caro y no les daba confianza, no porque fuera un engaño, ¿no? (caso aparte sería la cuestionable profesionalidad de la persona encargada de realizar la demostración).

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

En mi caso, sí llegue a probar los "milagrosos" productos de esta marca y efectivamente, SON UN TIMO.
Mi cabeza sigue tan despoblada como al principio, eso sí, mi cartera no volverá a ser la misma después de abonar 60 euros a una señorita que de médico, no tenía más que la bata blanca.

Anónimo dijo...

Apenas llevo dos semanas usando estos productos y la verdad es que tengo algo de miedo a que sea un timo. En esa situación ni loca hubiese comprado esos productos sobre todo porque es un dineral. La única razón por la que los compré y tengo algo de esperanza es porque yo acudí a esta farmacia a citarme con una de estas señoritas recomedada por un amigo que era el blanco de todos los chistes de calvos en el grupo de amigos y ahora tiene un montón de pelo! tengo miedo porque cada persona es un mundo y a unos puede funcionar y a otros no, y yo lo llevo en los genes pero sí es cierto que el principal problema de la alopecia es el exceso de grasa y la carencia de vitaminas por eso los productos que se lleva todo el mundo son los mismos. A ver si hay suerte...

Anónimo dijo...

Aqui otra incauta... o no!
Igualmente fui asaltada en la farmacia de turno y, como disponia de tiempo, me deje llevar...
Debo decir que en mi caso la persona que me atendio si parecia profesional al menos en el trato, que ya es mucho en los tiempos que corren; sobre sus conocimientos y formacion no tengo idea.
El caso es que tras el "estudio capilar" en el que quede horrorizada me recomendo el consabido tratamiento. Tras preguntar el precio y sospechando la ineficacia del mismo, decidi comprar tan solo el champu.
Total, que tengo que admitir que tras la primera lavada SI he notado mejoria. Siempre he tenido caspa y he utilizado mil y un productos de farmacia, de drogueria, de dermatologo... y nunca lo he solucinado. He tenido epocas de mejoria sin hacer nada en particular al respecto y epocas de rayar en la demencia por los picores y molestias. Hace un año y medio me traslade de ciudad y la cosa se agravo notablemente derivando en una dermatitis severa. Pues bien, desde hace un par de semanas no me ha vuelto a picar la cabeza, los rodales se han reducido notoriamente y ya veremos como sigue la cosa, porque lo cierto es que solo lo he usado 3 veces, pero como digo, con resultados mas que satisfactorios.
Tanto es asi que hoy me he decidio a buscar mas informacion sobre el tratamiento completo, y asi es como he llegado aqui.
He encontrado la web de la marca donde se puede ver toda la gama de productos que a priori parecen iguales, pero al leer el detalle se ve que cada uno es especifico para cada problema. Es posible que sea esto lo que os ha llevado a pensar que todo el mundo se lleva el mismo tratamiento a casa.
Por otra parte queria comentar que, en mi humilde e ignorante opinion, el pelo que se cae lo hace para no volver. Esos tratamientos en pastillas que dicen frenar la caida e incluso favorecer la regeneracion capilar... ojo, ojo... y esto si lo he consultado en un par de ocasiones con sendos medicos, porque desde que di a luz a mi hijo hace ya 3 años la cantidad de pelo que he perdido es mas que preocupante. Si favorecen el crecimiento de pelo nuevo lo haran indiscriminadamente hallá donde haya un foliculo piloso, sea cabeza, cara, piernas... con el resultado de un aumento no deseado de la vellosidad corporal y un exiguo resultado en la cabeza.
En fin, creo que me extendido de mas, pero queria explicar con pelos y señales mi experiencia al respecto, que espero sea de utilidad.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Después de leer los comentarios que habéis hecho he decidido contar mi experiencia con el tratamiento. Yo fui a una farmacia de mi localidad porque la caída de pelo era excesiva y, aunque me seguía creciendo el pelo, no tenia fuerza y a esto se le añadía el problema de la caspa, por lo que no terminaba de encontrar un champú que me fuese bien, así que decidí comprar los productos que me recomendó (a pesar de su precio) y seguí las instrucciones que me indicó y un mes después noté que la caída había aminorado y la caspa comenzaba a desaparecer así que continué el tratamiento 2 meses más hasta que me dijo la chica que podía dejarlo. Ahora, medio año después, he decidido empezar otra vez porque el pelo vuelve a caerse. No se si será timo o no pero yo me siento contenta con el resultado.

Guille Jimenez dijo...

es un timo desde mi experiencia

Anónimo dijo...

un timo!! acabo de utilizar el champu y nunca e visto caerse el pelo de esa manera

Anónimo dijo...

Lo mejor es no fiarse de los comentarios de la gente y probar las cosas uno mismo, luego están los que dicen que son caros será porque no pueden comprarlos que opinan mal, 60€ es muy caro? O ellos son muy pobres? No veo caro gastar 60€ en productos la palabra caro depende de lo pobre que sea cada uno

Anónimo dijo...

No se si será un timo o no, pero de caro nada. Si sumara la cantidad de dinero gastado en champús arrojados a la basura a medio consumir (o prácticamente enteros) 60€ me parece una cantidad irrisoria. Ya no digamos si funcionara......

Anónimo dijo...

Timo o no, a mi me han asaltado y recomendado unas gotas para mi seborreico cuero cabelludo por 32 euros, que son exactamente la mitad de lo último que me gasté tras la visita a un dermatólogo colegiado, y también la mitad de lo que me gasté la vez anterior.. y que no han logrado resultado alguno.
Ante la actitud tan profesional de los dermatólogos de prueba-error, y visto la variedad del arsenal que guardan las farmacias, pues uno más, y si me va bien vuelvo y si no, jabón lagarto y agua que dice mi abuela.

Anónimo dijo...

Como podéis decir que es un timo , si no habéis probado el tratamiento.Mi hermano y yo lo realizamos y cada uno de nosotros tiene un tratamiento distinto .Es personalizado depende de el problema que tengas. Y claro que pagas los productos en esta vida nada es gratis. Yo he terminado el tratamiento y estoy encantada.solo voy a realizar revisiones que no me cobran. Vete al dermatólogo a ver cuanto cobran por recetarte el minoxidil que ese si que se lo dan a todo el mundo y sin mirarte. Para hablar hay que conocer las cosas

Anónimo dijo...

El tratamiento va genial,aunque todas las cajas sean del mismo color,cada una tiene un nombre distinto y diferentes principios activos,claro está que si el tratamiento no lo haces correctamente,nunca te irá bien,pero eso es como todo. Mi experiencia con el tratamiento es muy satisfactoria y claro que no sob dermatologas las que te analizan el cuero cabelludo,son especialistas del aparato pilocebaceo y asi te lo dicen y aclarar una cosa,el tratamiento no cura los problemas capilares para el resto de tu vida(necesitas revisiones cada x tiempo para ver que todo va bien) pero el primer hibuprofeno que me tomé no me ha quitado los dolores de por vida,asi que vamos a ser realistas,es como todo los medicamentos,cuando lo necesitas te lo tomas y ese problema se soluciona en ese momento.

oscar dijo...

los productos si funcionan y rapido.
el primer mes te cae el pelo como me dijo la chica entre el primer y segundo mes se te quita el sebo de la raiz y ves que ya no tienes caspa y el tercero vas viendo que empiezan a salirte pelos nuevos muy pequeños por la frente!y caro?es muy caro por supuesto pero yo lo compro en elboticarioencasa.com que cuesta 40€, 20€menos que en la farmacia asi de facil.yo lo use y funciona de verdad,lo que es un rollo es aplicarlo y masajear y secarlo..