contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 29 de diciembre de 2011

Cine actualidad/ “EL REY LEÓN"

El retorno de un clásico moderno

Viendo ayer “El Rey León" con mis hijos, recordé con nitidez las otras dos veces que la vi en el cine, hace la friolera de 17 años y en sendas salas que, lamentablemente, ya no existen, la primera en el remozado Casablanca de Alicante, y la segunda en el llorado Cristal Cinema de Lorca. En cualquier caso, me pareció que, como sólo sucede con las grandes películas, no había pasado el tiempo por ella....

El majestuoso león Mufasa es el dueño y señor de la vasta sabana africana, y el pequeño Simba está llamado a sucederle un día. Pero ese día llega antes de lo previsto y Simba, manipulado por su traidor y asesino tío Scar, se ve obligado a huir, de sí mismo y de lo que hubiera sido su reino, y sólo mucho después se decidirá a regresar para ocupar el sitio que le corresponde en el ciclo de la vida.....

Tras muchos, muchísimos años en que las nuevas producciones Disney no alcanzaban ni de lejos la repercusión y el nivel de aceptación popular que los viejos clásicos de la casa, llegó un tal Jeffrey Katzenberg y lo cambió todo. Katzenberg, que a no mucho tardar abandonaría la factoría de Tío Walt para formar, con Steven Spielberg y el productor discográfico David Geffen, el estudio DreamWorks, revitalizó el hogar de Mickey Mouse con una fuerza inusitada. A partir del híbrido “¿Quién engaño a Roger Rabbit?" (1987) y, sobre todo de “La Sirenita" (1989), se sucedió una cadena de éxitos formidables cuyos brillantísimos eslabones fueron “La Bella y la Bestia" (1991), “Aladdin" (1993) y “El Rey León" (1994). Para esta última se quiso romper con la tónica general que había caracterizado a la mayoría de los grandes títulos de la casa, que se basaban en cuentos clásicos o novelas populares, y se encargó a la escritora Linda Woolverton la elaboración de una historia original. Claro que, de original, el argumento de “El Rey León" tiene poco o nada, ya que no hace falta ser un experto en Shakespeare para percibir las notorias reminiscencias de “Hamlet" y “El Rey Lear": un magnicidio, un heredero débil y asustadizo, un pariente maquiavélico, una culpa perpetua y agobiante y la certeza de una lucha sangrienta para recuperar el normal statu quo de las cosas...

Insospechadamente oscura y adulta, “El Rey León" mezcla con maestría el drama y la comedia, la aventura y el musical, la luz y las tinieblas. Como en “Bambi", se produce la temprana muerte de un personaje sobre el que basculaba el peso de la historia, con la sutil diferencia de que la pobre cierva fallecía en off (fuera de cámara), mientras que el regio león muere delante de nuestros ojos. Pareciera que la ausencia de un personaje tan carismático (doblado en el original por James Earl Jones y en español por Constantino Romero) podría lastrar el devenir posterior del film, y en parte así es, aunque la proliferación de secundarios cómicos consigue que el espectador no desvíe la atención. También contribuye la acertadísima música de un Hans Zimmer que estaba empezando a abrirse camino en Hollywood y que, utilizando elementos e instrumentación propios del folklore africano y mezclándolos con los sintetizadores que le son tan queridos, firma una partitura de recuerdo imborrable. Las pocas canciones, que no rompen la acción y están particularmente bien encajadas, las pone un Elton John que en el CD las interpreta también él mismo, con letras del famoso Tim Rice, el libretista de “Jesus Christ Superstar" y “Evita". Tanto Zimmer como la canción “Can You Feel The Love Tonight?" (la más ñoña de todas) se alzaron con el Óscar, y John y Rice disfrutaron tanto de la experiencia que poco después compondrían conjuntamente el musical “Aída".

Repleta de escenas simplemente magistrales (el prodigioso arranque al ritmo de “El ciclo de la vida", con toda la fauna africana rindiendo pleitesía al hijo del Rey; el número “Be prepared", diseñado y coreografiado como si de un desfile nazi se tratara; la magistral estampida de ñus, realizada parcialmente por ordenador; la elipsis que convierte a Simba de niño en adulto mientras canta el celebérrimo “Hakuna Matata"; la lucha final entre Simba y su malévolo tío...), “El Rey León" lo tiene todo para convertirse casi en un mito: argumento de resonancia teatral, atractiva banda sonora, personajes inolvidables, un colorido exultante y una realización ejemplar a cargo de Roger Allers y Rob Minkoff. Además de alguna endeble secuela videográfica, “The Lion King" se convirtió no hace mucho en exitoso musical, y ahora regresa a los cines en espectacular 3-D, permitiendo a las nuevas generaciones disfrutar de una película maravillosa por la que doy fe de que no ha pasado el tiempo..... a pesar de haber transcurrido una buena parte del ciclo de nuestra vida.


Luis Campoy

Lo mejor: todo (fotografía, música, canciones, color, diseño de personajes, doblaje...)
Lo peor: no se me ocurre
El cruce: “Hamlet" + “Bambi" + “El Libro de la Selva"
Calificación: 9 (sobre 10)

No hay comentarios :