contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 8 de agosto de 2011

Cine actualidad/ "EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS"


Una monería

En 1963, el escritor francés Pierre Boulle, autor del argumento que sirvió de base a “El puente sobre el río Kwai”, publicó su novela “La Planete des Singes”, en la cual fantaseaba sobre un mundo al revés en el que los simios son la especie dominante y los humanos, animales a su merced.  Cinco años después, se estrenaba “El Planeta de los Simios”, película dirigida por Franklin J. Schaffner y protagonizaba por Charlton Heston, que adaptaba la exitosa novela de Boulle y fue el inicio de una saga cinematográfica, una serie de televisión, una colección de comics y un sinfín de productos de merchandising.  Más de 30 años después del film original, Tim Burton dirigió un remake con Mark Wahlberg, que, más que revitalizar la franquicia, lo que hizo fue finiquitarla en un mar de tópicos y puerilidad.  Cuando parecía que la única alternativa que nos quedaba a los aficionados a esta saga de ciencia ficción zoo-antropológica era visualizar la peli clásica hasta desgastarla, llega, casi repentinamente, “El origen del Planeta de los Simios”, una nueva entrega que explica cómo pudieron llegar a suceder los acontecimientos a los que se enfrentaba Charlton Heston hace casi cinco décadas.
Un científico que trata de curar el Alzheimer por razones personales (su padre es víctima de esta enfermedad) experimenta un potente fármaco con varios chimpancés.  Como consecuencia del experimento, el hijo recién nacido de una de ellos, César, posée desde su nacimiento una serie de facultades cognitivas mejoradas, llegando incluso a adquirir conciencia de sí mismo.  César se erige en líder de una población de chimpancés, orangutanes y gorilas que se enfrentan a una sociedad humana que maltrata a los animales, a veces hasta por puro placer.  Se ha plantado la simiente de lo que un día será…  el Planeta de los Simios.

Sin hacer mucho ruido, el joven director británico Rupert Wyatt fue elegido por los ejecutivos de Twentieh Century Fox para resucitar, poco menos que en secreto, la famosa franquicia simiesca.  Confieso que yo mismo, cuando leí hace algo más de un año que se estaba rodando una nueva película sobre el tema, me lo tomé poco menos que a guasa, y más cuando leí que al frente del reparto estaba James Franco, uno de esos actores a los que, sin saber por qué (¿alguien dijo “Gala de los Oscar”?) se les coge una manía persecutoria.  Afortunadamente, el guión del film, como, por otra parte, no podía ser de otra manera, muy pronto va dejando de lado a los personajes humanos y se centra en César y sus congéneres, y lo hace siguiendo los parámetros originarios de la ciencia ficción, esto es, revistiendo de ciencia a lo fantástico.  Lo que el film narra, básicamente, no es imposible en sí mismo.  El Hombre no es sólo un lobo para el Hombre (Thomas Hobbes dixit), sino que es el verdugo y torturador de las otras especies que pueblan el planeta.  Repentinamente, a raíz de un estímulo externo (el fármaco diseñado por el protagonista), un espécimen de primate homínido es capaz de dar un paso adelante en la cadena de la evolución, y de ahí pasa a liderar una auténtica revolución.

Mientras que, en todas las otras películas de la saga estrenadas hasta ahora, los “simios” no eran sino actores (Roddy McDowall, Kim Hunter, Tim Roth, Helena Bonham-Carter…) caracterizados merced a un pesadísimo maquillaje que revestía incontables horas de aplicación, los monos de “El origen del Planeta de los Simios” son ahora una creación digital de WETA, la factoría de efectos especiales que estuvo detrás de “El Señor de los Anillos” o “King Kong”.  De entre todos ellos destaca, cómo no, el humanizado César, que se beneficia de una memorable actuación del gran Andy Serkis, actor especializado en la captura de movimiento (él gesticula y un millar de electrodos transmiten cada gesto a un ordenador) y que añade así  otro gran personaje digital a su curriculum (fue él quien diera vida a Gollum y al propio King Kong, y quien estará bajo la apariencia animada del Capitán Haddock en la esperada “Tintín” de Steven Spielberg).  La interpretación de Serkis e incluso de cualquier otro de los simios informatizados pero tremendamente reales, barre de largo al elenco humano, donde James Franco, Freida Pinto (”Slumdog Millionaire”) y Tom Felton (Draco Malfoy en la serie de “Harry Potter”) están tan desdibujados que parecen poco menos que humanos creados por ordenador.  Con todo, se agradece la presencia siempre estimulante de Brian Cox y de un añorado John Lithgow al que hace tiempo que no veía.

Sorprendentemente lograda en casi todas sus facetes y digna de un indudable interés, “El origen del Planeta de los Simios” se permite homenajear a su ilustre predecesora de 1968 y así, los nombres y apellidos de algunos de sus personajes remiten a aquella mítica película.  La madre de César se llama “Ojos claros”, que era el apodo que daba la Dra. Zira a Taylor/Charlton Heston;  el jefe de la corporación farmacéutica se apellida Jacobs, en alusión al productor Arthur P. Jacobs;  uno de los científicos que trabajan para él, Franklin, recuerda al director Franklin J. Schaffner;  el orangután que se hace amigo de César se llama Maurice, clara alusión al actor Maurice Evans, que interpretaba al Dr. Zaius;  una simia tiene por nombre Cornelia, en referencia al chimpancé Cornelius; en un momento dado, se habla de un viaje espacial en una nave comandada por un tal George Taylor;  y, finalmente, el auténtico protagonista vuelve a llamarse César, como se llamaba el chimpancé libertador que, hijo de los viajeros temporales Zira y Aurelio, acaudillaba la sublevación de los primates en “La rebelión de los simios”, cuarto eslabón de la serie original y de la que “El origen del Planeta de los Simios” constituye una especie de remake sensiblemente mejorado:  una auténtica monería.

Luis Campoy

Lo mejor:  los simios generados por ordenador, en especial el protagonista, César, un prodigio de expresividad
Lo peor:  los personajes humanos, con mención honorífica a James Franco y Freida Pinto
El cruce:  “La rebelión de los simios” + “Frankenstein” + “Robin Hood”
Calificación:  8,5 (sobre 10)

No hay comentarios :