contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 10 de junio de 2011

Cine actualidad/ "X-MEN: Primera generación"

Las primeras mutaciones


A pesar de que entre sus títulos más significativos se hallan joyas como los dos "Batman" de Christopher Nolan, "Spiderman 2", "X-Men 2" y, especialmente, el "Superman" de 1978 que dirigió Richard Donner (para mí, la mejor adaptación de un comic jamás filmada), las películas de super héroes continúan siendo tabú para muchos aficionados que se tienen por “serios y formales”. Diríase que una obra en la que el protagonista se viste unas mallas y se dedica a zurrar a unos villanos megalómanos no puede estar planteada de modo adulto, narrada con firmeza e interpretada con talento. A todos los que así piensan les compadezco un poco, porque se habrán perdido esta estupenda "X-Men: La próxima generación"… de la que enseguida os hablo.
Estados Unidos, 1962. Mientras las tensiones con la Unión Soviética y sus aliados se recrudecen e incluso se habla de la instalación de una base de misiles clandestina en cierta bahía de Cuba, el mundo presencia el amanecer de unos seres que poséen poderes y habilidades especiales que provocan el recelo y el miedo en el resto de la población. No son monstruos, pero tampoco son enteramente humanos: son mutantes, y se denominan a sí mismos "homo superior", un escalón evolutivo más avanzado que el "homo sapiens". Los más poderosos son el profesor Charles Xavier, telépata, y Erik Lensherr, manipulador de las ondas magnéticas, y en torno a ellos se agrupan otro puñado de mutantes a cuál más sofisticado. Algunos desean utilizar sus capacidades para vengarse de la Humanidad que los rechaza, pero otros lucharán por defender a los humanos y demostrarles que sus prejuicios basados en su aspecto son injustamente infundados...



Hace ya 11 años que Bryan Singer dirigió la primera "X-Men", de la cual realizó una posterior secuela ("X-Men 2") que obtuvo incluso mejores críticas, quedando la tercera entrega ("X-Men 3, la decisión final") en manos del irregular Brett Ratner, que no convenció a casi nadie. Ahora, Singer vuelve a hacerse cargo de la franquicia, si bien se ha limitado a asumir tareas de productor y argumentista. Además, pensando que, tras la fallida "X-Men 3" podría haber demasiados aficionados reacios a dejarse atrapar por nuevas aventuras de Lobezno, el Hombre de Hielo, el Angel y compañía, se ha decidido no continuar hacia delante... sino retroceder hacia atrás. Así, el profesor X ya no es un tullido calvo, sino un joven vigoroso poseedor de una envidiable cabellera, y Magneto no es un anciano que odia a los humanos... sino un treintañero... que odia a los humanos. El hecho de explicar la juventud de los protagonistas y el origen de su futura enemistad nos permite, como dije anteriormente, trasladarnos a otra época mucho más inocente (los años 60 del pasado siglo), que ha sido recreada con una riqueza visual deslumbrante. Es el aspecto estético la baza sorpresa de esta producción, en la que se ha trabajado con un mimo inusitado la más exquisita reproducción no sólo de los vestuarios y peinados sesenteros, sino también la iluminación y la textura de las películas de aventuras de la época, con especial protagonismo para los films de James Bond que tuvieron a Sean Connery como estrella insuperable.



Con una ambientación tan soberbia y una base de aventura sencilla pero no simplista, "X-Men: Primera generación" funciona igual de bien en las escenas de acción y en los momentos intimistas, merced a un elenco de actores competentes pero desposeídos de divismo, que actúan pero no van de estrellas. James McAvoy, Kevin Bacon, Rose Byrne, Jennifer Lawrence y, sobre todo, un estupendo Michael Fassbender como el futuro Magneto, nos brindan muchísimos momentos emotivos en los que queda patente que lo importante no son los asombrosos poderes que poséen, sino el modo en que los sufren e intentan aprender a utilizarlos.



Como dije al principio, es una pena que las películas de super héroes sean tan poco apetecibles para los cinéfilos “serios”. “X-Men: Primera generación” está llena de alicientes y contiene tantas dosis de buen cine que a mí me parece seriamente recomendable.



Luis Campoy



Lo mejor: la recreación de los años 60 y los films de aventuras al estilo Bond; Michael Fassbender; el cameo de Hugh Jackman encarnando por quinta vez a Lobezno


Lo peor: por decir algo, el exceso de música (a veces es mejor una rúbrica de silencio); la incapacidad de January Jones para captar toda la complejidad y sutileza de Emma Frost


El cruce: "X-Men" + "Sólo se vive dos veces" + "Watchmen"


Calificación: 9 (sobre 10)


No hay comentarios :