contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 12 de noviembre de 2010

Cine actualidad/ "SALIDOS DE CUENTAS"

El largo viaje a casa




"Salidos de cuentas" es casi una prolongación, un spin-off de "Resacón en Las Vegas" (cuya secuela oficial está rodándose en estos momentos, con los mismos artífices de la primera parte). Repiten el mismo director (Todd Phillips), uno de los protagonistas (Zach Galifianakis), cuenta una historia de carretera con evidentes puntos en común con aquélla y está narrada con el mismo tipo de humor cáustico e irreverente.



Un arquitecto cuya esposa está a punto de dar a luz mediante una cesárea programada, se ve obligado a compartir un largo trayecto en coche con un aspirante a actor más bien chiflado. Durante los larguísimos kilómetros que dura el viaje, ambos sufrirán todo tipo de penalidades y vicisitudes y, claro está, al final acabará surgiendo entre ellos una hermosa amistad...



Cuando, el año pasado, escribí mi crítica de "Resacón en Las Vegas", ya hacía referencia a las mismas cosas que hoy voy a reiterar. La historia pretende ser graciosa a cualquier precio, por lo que no se respeta nada ni a nadie; el consumo de alcohol y drogas aparece omnipresente; y, sorprendentemente, el director demuestra poseer un talento impresionante a la hora de filmar y montar, mimando el plano y el encuadre, fotografiando los exteriores con audaces tonalidades ocres y quemadas y seleccionando para la banda sonora un listado de canciones en principio inadecuadas pero que crean un curioso efecto hipnótico en contraste con las imágenes.



Que Robert Downey Jr. es un actor como la copa de un pino ya lo sabemos todos, por lo que nunca se cansa uno de felicitarse porque el mundo del cine haya podido rescatar a un talento así de la telaraña de drogas y alcohol en la que durante años y años estuvo enredado. Su interpretación bordea la perfección, envarado al principio, aterrorizado, colocado y enternecido después. Un diez para él. En cuanto a Zach Galifianakis, quien, como digo, hace exactamente lo mismo que en "Resacón en Las Vegas", no queda otro remedio que pensar que se interpreta a sí mismo, lo cual viene confirmado por su presencia la semana pasada en un talk-show estadounidense, en el que defendió la legalización de las drogas blandas fumándose un porro en directo. Junto a ellos, una embarazadísima Michelle Monaghan (la chica de "Adiós, pequeña, adiós") y un efímero Jamie Foxx (Oscar por "Ray"), cuyo papel es poco más que un cameo.



Comedia golfa y gamberra para gente sin reparos, no deja de ser una diversión políticamente incorrecta que te hace reir sin tapujos y casi sin pretenderlo, aun a costa de tus propios principios. Yo, por mi parte, cuando más me reí fue en el momento en que el personaje de Robert Downey, Jr. se ve obligado a decir, al principio, "Yo no he tomado drogas en mi vida" (pobre hombre) y, justo al final, cuando aparece Charlie Sheen (conocido también, además de como actor, por sus escarceos con sustancias estupefacientes) en una supuesta escena de su serie "Dos hombres y medio" pidiéndole un porro a Zach Galifianakis. La moralidad y las buenas costumbres no existen en el cine de Todd Phillips. Afortunadamente.



Luis Campoy



El cruce: "Resacón en Las Vegas" + "Jo, qué noche" + "Airbag"


Lo mejor: Robert Downey, Jr.


Lo peor: que sea tan deudora de "Resacón en Las Vegas"


Calificación: 7 (sobre 10)

No hay comentarios :