contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cine actualidad/ "BRIGHT STAR"


Retrato del poeta adolescente



Diecisiete años después de su película más popular, "El Piano", la cineasta neozelandesa Jane Campion regresa al cine por la puerta grande, con un nuevo trabajo, "Bright Star" (léase “Estrella brillante”), que fue bastante bien acogido por la crítica en el último festival de Cannes. Lo cierto es que, después del famoso film protagonizado por Holly Hunter, Campion se había prodigado más bien poco, con films algo menos afortunados como "Retrato de una Dama" (1996), "Holy Smoke" (1999) y "En carne viva" (2003).



"Bright Star" ha sido concebida como un melodrama "de época" (enlazando así con “El piano” o con "Retrato de una dama", otro de los trabajos más celebrados de Campion), y narra el romance que, en el siglo XIX, mantuvieron el poeta inglés John Keats y su vecina rebelde Fanny Brawne, una intensa historia de amor trágicamente interrumpida por la repentina muerte de Keats a los 25 años.



El guión del film, firmado por la propia Jane Campion, se basa en la biografía de Keats escrita por Andrew Motion y en una recopilación de las misivas del joven poeta, recogidas en un libro titulado "Vida y cartas de John Keats", cuyo compilador, Richard Monckton Milne, afirmaba que "la existencia entera de Keats podría resumirse en tres volúmenes de versos, algunas hondas amistades, una pasión y un morir prematuro". En aquel libro ya se hacía especial hincapié en la brevedad tanto de la hermosa obra de Keats como del escaso tiempo que pudo vivir (apenas un cuarto de siglo), pero se ejemplarizaban la delicadeza, la pasión y el genio que Keats fue capaz de desarrollar durante una existencia tan fugaz. En cuanto a "Bright Star", la película, es indudable que trata de ser fiel al espíritu de Keats, quien escribió: "la belleza es verdad; la verdad, belleza; esto es todo lo que sabes sobre la Tierra, y todo lo que necesitas saber". De este modo, el film resulta estéticamente impresionante, una gozada visual tanto en la composición de los planos como en la utilización de los colores en escenarios y vestuario. Un film hermoso, sí, aunque Campion termina por contagiarse de la rigidez y frialdad impuestas por las costumbres victorianas, y ello deriva en una asepsia que impide empatizar con los sentimientos de los dos protagonistas, demasiado diluídos en un mar de apariencias y convencionalismos. Fanny, una feminista adelantada a su tiempo no muy diferente de la Lizzie Bennett de "Orgullo y prejuicio", se obstina en dar rienda suelta a sus sentimientos por el joven y pobre poeta, pero nunca llegamos a sentir que él la corresponde. De hecho, es el personaje de Keats lo más endeble de la película, tanto en su descripción dramática como en la floja composición de Ben Whisahw (protagonista de la adaptación de "El perfume"), quien nunca logra transmitir la grandeza, la humanidad y las dudas de su personaje. Bastante más correcta está Abbie Cornish como Fanny, aunque yo destacaría especialmente a Paul Schneider interpretando al Señor Brown, colega, mentor, agente, padre adoptivo y casi enamorado de Keats, todo en uno, en una relación que, por mucho que el actor se esfuerza, tampoco resulta del todo creíble.



"Bright Star" (léase "Estrella brillante", aunque en la película, cuando se recita el poema del que toma su título, se traduce como "Bella estrella") no quiere ser un biopic al uso, y por ello adopta el punto de vista de Fanny Brawne, en quien se personifica el lento pero inexorable proceso de enamoramiento y seducción que la poesía ejerce sobre las personas sensibles. Melodrama dolorosamente romántico sobre el arte, el amor y la moralidad, "Bright Star" enlaza con la filmografía anterior de Jane Campion no tanto por la ambientación en tiempos pretéritos como por la descripción de un personaje femenino aparentemente delicado pero provisto de una gran fuerza moral y decidido a entregarse a su peculiar forma de entender la pasión sin arredrarse ante los convencionalismos de una sociedad que no la entiende.



Luis Campoy



Lo mejor: la fotografía, Paul Schneider


Lo peor: Ben Whishaw, la banda sonora, la frialdad de algunas secuencias importantes, el haber mantenido el título original


El cruce: "Sentido y sensibilidad" + "El piano" + "Orgullo y prejuicio"


Calificación: 7,5 (sobre 10)


(Nota:  una versión alternativa de este artículo se entregó ayer a los asistentes a la proyección de la película por parte del Cine Club PARADISO en el Teatro Guerra de Lorca)



No hay comentarios :