contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 7 de septiembre de 2010

Cine actualidad/ "LOPE"

Seductor antes que autor




Mis esperanzas de pasar un rato entretenido cuando el sábado fui a ver "Lope" eran nulas. Ni el trailer me había gustado especialmente, ni me convencía el reparto (por razones que a continuación explicaré) ni el nombre del director era garantía de un producto de calidad. En todo caso, lo que pensaba era que debía apoyar al cine patrio, que bien necesitado está de que los espectadores lo sigan con idéntica devoción que al europeo o al estadounidense. Sin embargo, lo que iba a ser poco menos que un acto de patriotismo cinéfilo se convirtió en una actividad lúdica y casi placentera.



"Lope", como no podía ser de otra manera, es una especie de biografía de Lope de Vega, uno de nuestros más insignes poetas y dramaturgos, pero rehúsa realizar un retrato maniqueo y complaciente, como también escapa al biopic tradicional, ése que se limita a ilustrar los momentos principales de la vida del biografiado y siempre le deja en buen lugar. Aquí, Lope es más un espadachín que un escritor, más un joven alocado que un futuro Fénix de los Ingenios, más un modelo a evitar que un ejemplo a seguir. Recién llegado de la milicia, pretende recuperar el tiempo perdido junto a su madre, pero ésta fallece inesperadamente, y Lope se las ve y se las desea para que le permitan colaborar con uno de los más famosos empresarios teatrales de Madrid, primero corrigiendo obras de otros y luego, poco a poco, componiendo sus propias comedias. Paralelamente, vemos cómo se deja llevar más por la impetuosidad fogoso-sexual que por la inspiración divina, y su relación paralela con dos mujeres a punto está de costarle muy cara...



Como dije antes, una de las cosas que menos me gustaba, a priori, de "Lope" era su reparto. Concretamente, me repateó la elección de un argentino para interpretar al protagonista. ¿Qué pasa, que no había ningún actor español disponible? Con todo, hay que reconocer que Alberto Ammánn, también visto en "Celda 211", no lo hace mal del todo. Aporta cierta prestancia y gallardía y una mirada limpia, en una operación que recuerda mucho a la designación de Viggo Mortensen para encarnar al hiperespañol Capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte. La pretensión de los productores de la cinta era, básicamente, ser lo más fieles posibles a la realidad histórica de la época, por lo que Ammánn se pasa el metraje con barba desgreñada y el cabello grasiento, pero peor aún lo llevan sus dos compañeras de reparto, Leonor Watling y Pilar López de Ayala. Gracias a "Lope", uno se da cuenta de la maravillosa labor que llevan a cabo los profesionales del maquillaje y la peluquería... en las revistas y los saraos, porque, lo que es en la cinta, estas dos supuestamente atractivas mujeres se tornan de lo más comunes y corrientes, con la tez ajada y las axilas manchadas de sudor. Personalmente, no le recomiendo la visión de este film a los fans de la Watling, sobre todo si son de los que se fijan más en el físico que en el talento...



Dicen por ahí que la idea de los productores de la película era "adaptar" el modelo británico de la oscarizada "Shakespeare enamorado", pero yo veo más influencias de la citada "Alatriste" y, sobre todo, de la televisiva "Aguila Roja". De "Alatriste" recupera su exquisita ambientación y su fotografía preciosista, pero prescinde de su nefasto guión, que se empeñaba en aglutinar toda una serie de novelas en una sola cinta, lo cual la hacía poco menos que ininteligible. Y de "Aguila Roja", además de la coreografía de las dos o tres escenas de lucha, toma prestada la coloquialidad de su lenguaje; no esperéis escuchar locuciones como "A fe mía" o tratamientos como "Vuecencia"; en "Lope" los personajes dialogan casi como si hubiesen sido trasladados al siglo XXI.



A juzgar por el resultado final del film, la elección del brasileño Andrucha Waddington como realizador del film resulta sumamente acertada, porque aplica un punto de vista neutral y no le tiembla el pulso a la hora de retratar a nuestro insigne escritor como pendenciero y mujeriego, todo ello en una película entretenida, bien ambientada y mejor fotografiada, que, por cierto, le da sopas con honda a la sosísima "Agora" de Alejandro Amenábar, la gran apuesta comercial del cine español del pasado año.



Luis Campoy



Lo mejor: Juan Diego, la ambientación, la fotografía


Lo peor: Miguel Angel Muñoz; que se centre más en el énfasis amatorio que en el proceso creativo


El cruce: "Shakespeare enamorado" + "Alatriste" + "Aguila Roja"


Calificación: 7,5 (sobre 10)

No hay comentarios :