contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 30 de junio de 2010

Anticristianos

Lorca, que es mi ciudad (en realidad no la he comprado y ni siquiera he nacido en ella, pero es donde vivo) anocheció ayer convertida en un clamor. Gritos, pitos y bocinazos fueron, durante dos horas, la apasionada banda sonora en la que incluso los que detestan el fútbol no tuvieron más remedio que sumergirse, si bien al menos un loco exaltado también se sumergió en la ya famosa Fuente del Ovalo. España, la España futbolística en la que los que cortan el bacalao son los jugadores del Fútbol Club Barcelona, ya está en Cuartos de la Copa del Mundo de Fútbol. Yo ví el partido en casa, en familia, y me sorprendió el hecho de que mis hijos, tan poco futboleros, se contagiaran de la locura roja y salieran al balcón a gritar como posesos "¡Españaaaaaaaaaaaaaaaaaa!". También me sorprendió, ya entrando en materia deportiva, el larguísimo (casi eterno) tiempo que el seleccionador Vicente del Bosque mantuvo en el campo al que, nuevamente, fue el mayor lastre para el equipo, el ex "Niño" Fernando Torres. Que sí, que me parece perfecto que el chaval sea reconocido y amado allende nuestras fronteras, que puedo aceptar que en la Premier League marca tropecientos mil goles y que suyo fue el tanto que nos brindó la Eurocopa. Pero, como he dicho alguna vez, si este tío es bueno, debe ser que yo soy una especie de gafe para sus talentos, porque, siempre que he presenciado un partido suyo, jamás le he visto jugar bien. Todo lo falla, todo lo pifia, estropea las ocasiones cantadas y destruye, por tanto, el buen trabajo que sus compañeros han construído. Y no, no me vale la excusa de que "acaba de salir de una lesión y le falta forma". Yo siempre le he visto jugar así. Y nunca he entendido de dónde leches viene esa consideración que se le tiene, ni mucho menos esos rumores de que el presidente electo del Barça le tiene en su agenda. ¡Por favor! ¡No me dés ese disgusto, Sandro!. Anoche, en la SER, José Ramón de la Morena, entrevistando a Del Bosque, le preguntó por el cambio que desatascó, cambió y resolvió el partido: Torres se marchó, y en su lugar entró Fernando Llorente. De la Morena, no sé si en serio o en broma (aunque, si se lo dijo en serio, me parece que debería ir dejando la dirección deportiva de la emisora), le dijo al míster que "le había sorprendido la sustitución del Niño". ¿Sorprendido? Joder, ¡pero si este hombre no debió permanecer en el terreno de juego ni siquiera un cuarto de hora, o, mejor aún, no debió saltar al campo y tal vez ni siquiera debió ser seleccionado...! Su periplo durante esos sesenta minutos fue tan patético y bochornoso que sus propios compañeros, en cuanto vieron que se marchaba y salía otro en su lugar, se metamorfosearon totalmente y se lanzaron hacia arriba con ilusiones renovadas. No es que su tocayo Llorente tuviese mucho más tino, pero al menos buscó espacios, se posicionó adecuadamente y lo intentó una y otra vez, con audacia y con desparpajo. Debió ser muy duro estar en la piel de Torres y darse cuenta de que, justo cuando se retiró, la España de Del Bosque se pareció a la España de Aragonés, la España que fue capaz de ganar una Eurocopa. Sobre Villa no sé qué más decir, aparte de que me como mis palabras del otro día acerca de que estaba de capa caída desde que fichó por el Barça. Villa es España, Villa es la luz, Villa es el gol y últimamente lo ha vuelto a demostrar, incluso no jugando como "9" sino como extremo izquierdo, en un proceso de reciclaje similar al que realizó Henry en su segunda temporada como azulgrana. Xavi (declarado “Mejor Jugador del Partido” por la FIFA) volvió a estar sublime, sobre todo en la segunda parte, Busquets estuvo magnífico y Piqué no sólo lo bordó sino que mantuvo su fisonomía intacta. Como siempre, los mejores, para mí, fueron los barcelonistas (por algo será)... Iniesta sólo fue Iniesta en la segunda parte, pero, aun así, fue ¡mucho Iniesta!, el madridista Xabi Alonso aguantó lo que pudo y también me pregunto por qué no fue sustituído antes, por ejemplo, por Cesc Fábregas. Es más: dando por buenos al portero y a los cuatro defensas, quisiera saber por qué don Vicente no prueba con un centro del campo con Iniesta, Busquets y Xavi y con una delantera formada por Villa, Llorente y Navas. ¿No merecería la pena siquiera intentarlo el sábado ante Paraguay? A propósito, ¿dónde está ese fanatismo con el que los merengones defienden al "gran" Cristiano Ronaldo como el mejor jugador del mundo? El más orgulloso, puede; el más altanero, también; el más chulo, indudablemente... Pero ¿el mejor? ¿El mejor en qué? ¿En escupirle a un cámara al final del partido...? Joder, con este individuo, con este impresentable, es tan fácil ser Antricristiano...

2 comentarios :

Expediente X dijo...

Luis x aquí te damos la razón anticristianos, antibipartidista, pero que lástima UPyD se abstuvo en la reforma laboral, bueno anti reforma laboral injusta,dejándonos de anti jeje!!! ¿Estará España en la selección o pasaremos de cuartos? Este expediente X se desvela el sabado. Saludos >_-

Luis Campoy dijo...

Pues ya has visto, Agente Mulder, ¡España ha pasado a Cuartos! ¿Qué misterio insondable nos aguardará el miércoles...?