contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 12 de noviembre de 2009

"El placer está en tus manos"


La Junta de Extremadura ha editado unos folletos destinados a ser estudiados en la asignatura de Educación Sexual que llevan por título "El placer está en tus manos". En ellos, entre otras cosas, se explican diferentes técnicas masturbatorias, así como el uso de consoladores y vibradores para obtener el mayor grado de satisfacción. Yo, como todos sabéis, me considero una persona liberal, tolerante y progresista, pero, ¿qué queréis que os diga?, algunos de estos avances sociotecnológicos me sobrepasan. En mis tiempos, ya añejos, los curas nos decían que la masturbación producía ceguera y sordera y poco menos que cáncer, y que, además, constituía un gravísimo pecado mortal. Recuerdo que la primera vez que escuché tal palabro (“monstur… ¿qué…?”) no tenía ni repajolera idea (nunca mejor dicho) de lo que me estaban hablando. En aquella época (que se refleja bastante fidedignamente en el serial "Cuéntame cómo pasó"), era absolutamente inconcebible que un padre explicara a un hijo (por no decir una madre a una hija) cómo debía masturbarse para obtener mayor repercusión placentera. Y ni os cuento lo que hubiera pasado si al Hermano Inocencio se le ocurre una mañana dejar de adoctrinarnos acerca de los octoedros y los piritoedros para, en su lugar, informarnos exhaustivamente de cómo frotarnos el cilindrín que todos llevamos incorporado, hasta que sintamos un gustirrinín embriagador. Lo del onanismo (nombre científico de la actividad que estamos analizando) era una realidad que se vivía de modo íntimo y muy soterrado, y sólo entre amigos de mucha confianza se atrevía uno a admitir que cometía tan horroroso pecado. "Pues a mí me gusta más si lo hago de pie", decía uno. "A mí lo que me mola es parar cuando estoy a punto de terminar", revelaba otro. A mi primo, siempre tan ocurrente, le dio por visitar varias heladerías y, una vez allí, les preguntaba a las sufridas camareras: "¿Me das una paja?", tras lo cual tenía que salir por piernas y, obviamente, tomarse el granizado empinando el codo. Eso sí, todos estábamos convencidos de que esa erupción cutánea que presentaba la faz de Fulanito se podía perfectamente denominar "grano pajero", por lo que se llegó a extender la muy poco documentada creencia acerca de que el mejor remedio para el acné era la abstinencia. No digo yo que tales supersticiones no deban ser erradicadas (o no) en pleno siglo XXI mediante la docencia más aséptica, pero de éso a que en el Colegio te enseñen cómo hacerte una paja, y, además, si eres chica (o no), te expliquen cómo meterte un consolador, para mí media un trecho bastante considerable. Hay cosas que, si se las explicita demasiado, pierden todo su encanto. Además, para todos los que nos hemos hecho adultos en otra época, me temo que es poco menos que inaceptable la idea de que a nuestros hijos se les enseñe, además de cuántas son dos por dos o de quién descubrió América, cómo hacer éso que a todos nosotros siempre se nos dijo que era nocivo y pecaminoso, un peligro casi letal para el cuerpo y para el alma.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Sólo se me ocurre hacerme una pregunta.
¿Qué le explicaría yo a mi hijo de 6 años, que ya sabe leer, el significado de ese cartel?

Me considero una madre un tanto...¿"liberal"? (no sé si se podría definir así), como para educar a mi hijo con la naturalidad de que una "persona" es un cuerpo humano, para que no tenga traumas el día de mañana como mucha gente los tuvo. No me escondo de él para vestirme, desvertisme, o meterme en la ducha.....evidentemente, eso pasará, y no queda mucho, ya empieza a conocer su cuerpo.Me ve con naturalidad, no le asusta ver el pecho de su madre. ¿Acaso no los ve en las playas, sin ir más lejos?
Alguna vez le he sorprendio, y por supuesto, no le he recriminado, pero de ahí a explicarle cómo se tiene que masturbar......por Dios, hay un abismo!!!!!!!

Obsceno le llamaría también a esa explicación.

También me pregunto si el gobierno central no opina sobre esto.

A dónde vamos a llegar????

EMECÉ.

Luis Campoy dijo...

Ya digo en el artículo que yo me quedé perplejo cuando supe de esta campaña de la Junta de Extremadura. Pensaba que era el único que se había sentido molesto o "antiguo" ante tamaña muestra de modernidad y libertinaje, pero ya veo que no...