contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 2 de julio de 2009

Cine/ "KIKA SUPERBRUJA Y EL LIBRO DE HECHIZOS"


¿Cine para niños o cine para tontos?

Le prometí a mi hija que hablaría sobre esta película, y una promesa es un hecho vinculante que un buen padre no debe quebrar. "Kika Superbruja y el Libro de Hechizos" adapta el primero de los libros escritos por el alemán Knister acerca de una bruja infantil que asume la enorme responsabilidad de defender el mundo de un malévolo mago que quiere conquistarlo. Le acompañarán en su empresa un pequeño dragón hablador y su propia pandilla de amigos, además de la anciana hechicera a la que debe relevar. Alguna vez he hablado acerca de que, a la hora de abordar el cine infantil, existe la creencia de que los niños tan sólo son capaces de disfrutar aquellas películas cuyos actores compensan la torpeza de los diálogos que tienen que recitar con grandilocuentes aspavientos y gestos sobreactuados. "Kika Superbruja" se acoge por entero a esta tendencia, que, desde mi punto de vista, es totalmente errónea. Casi podría afirmar que películas como ésta me parecen dirigidas no a niños, sino a niños tontos, cosa que, obviamente, es bastante distinta. Sin embargo, dado que a mi hija pareció satisfacerle el film, y dado que, amor de padre aparte, he de afirmar que de tonta no tiene un pelo, posiblemente habría algo que a mí se me escapó, algo que no llegué a percibir, algo que no supe disfrutar. Sólo diré que, desde mi humilde punto de vista de cinéfilo veterano, otros productos de corte infantil me han parecido muchísimo más satisfactorios, y, en esa categoría de “productos infantiles satisfactorios”, me atrevería a englobar desde “E.T. El Extraterrestre” hasta “Cars” o “Los Increíbles”, pasando por “La princesita”, “Un puente hacia Terabithia” o “Pequeños guerreros”, por poner tan sólo algunos ejemplos. Por el contrario, no me gustaron ni me gustan otro tipo de alternativas tales como los títulos dedicados al dúo Enrique y Ana o al grupo Parchís en los años 80, las dos entregas de “Mortadelo y Filemón” o el ya vetusto serial de “Pippi Calzaslargas”. Precisamente “Kika Superbruja y el Libro de Hechizos” parece una coctelera en la que se han vertido todos los ingredientes que hicieron populares a tales producciones: narración desde una perspectiva infantil en la que todos los adultos son unos auténticos estúpidos, defensa a ultranza del microcosmos formado por la familia y el pequeño círculo de amigos íntimos, humor basado en la ridiculización y el slapstick y apañados efectos visuales que, no obstante, en ocasiones se tornan de lo más cutres. Coproducción entre varios países europeos, la aportación española se reduce a una sobreactuada Pilar Bardem, siendo lo único destacable la acertada elección de la actriz infantil Alina Freund que da vida a la superbruja protagonista, la cual, por cierto, en el original tanto literario como fílmico se llama “Lilli” y no “Kika”; virtuosos que son nuestros traductores… El director a cargo del proyecto se llama Stefan Ruzowitzky y ganó el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa por “Los falsificadores”, la cual me atrevo a aventurar que resultaría bastante más satisfactoria que la presente.


Luis Campoy


Lo mejor: sin duda, la avispada niña protagonista
Lo peor: la sobreactuación de todos los actores adultos, con especial mención a Pilar Bardem
El cruce: “Pippi Calzaslargas” + “Mortadelo y Filemón” + “Las aventuras de Enrique y Ana”
Calificación: 4,5 (sobre 10)

2 comentarios :

Azusa dijo...

No sé si tendrá algo que ver (creo que no) pero me ha recordado a una peli de Ghibli "Majo no takkyûbin" (Kiki, la aprendiz de Bruja; Nicky, la aprendiz de bruja o Kiki, entregas a domicilio)
Trata de una brujita que al cumplir 13 años debe irse de su casa y buscar una ciudad donde sus servicios sean requeridos. La vi hace mucho tiempo y no recuerdo mucho de ella, sólo me dejó un agradable recuerdo, pero poco más puedo decir.

Luis Campoy dijo...

A mí ésta no me ha dejado precisamente buen recuerdo. A mi hija sí, y éso debería bastar, ¿no?