contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 6 de marzo de 2008

¿Debería sentirme culpable?

Desde lo más hondo del alma, una comezón gélida, viscosa, corroe las entrañas de mi conciencia. Es, sin duda, una irreprimible sensación de culpabilidad. Sé que no debería albergar los sentimientos que siento, sé que, a los ojos de algunos otros de mis congéneres del género humano, puedo parecer un bicho raro, casi una mala hierba. Pero ¿qué diablos? Después de lacerar mis oídos los berridos absurdos y nada deportivos de PacoJó, Manolo Lama, Paco González y demás integrantes pro-madridistas del Carrusel Deportivo de la Cadena SER, cuando el oportunista Raúl González marcó en fuera de juego el único gol del Real Madrid en el partido de anoche, casi me alegré cuando, ya en el tiempo de descuento, la Roma materializó el decisivo 1-2 que les catapultaba a la siguiente ronda de la Champions League, defenestrando, nuevamente, al club más egocéntrico, soberbio, prepotente, pretencioso y megalomaníaco del fútbol mundial. ¿Será porque soy del Barça…? Lo cierto es que se cansa uno de oir, una y otra vez, cómo se mezcla estúpidamente el fútbol con la política (esta misma mañana, he oído cómo alguien decía que, tras la eliminación del Madrid, ya no queda ningún equipo español en la Liga de Campeones), de la forma más estéril y reiterativa posible. Sé que parece que de niño me vacunaron con una aguja de tocadiscos y por éso me repito tanto, pero a mí me gusta el Barcelona porque en él jugaron Cruyff y Maradona y Ronaldo, porque en él ha explotado la magia de Ronaldinho y de Messi, y porque de siempre ha tratado de mantener un estilo de juego alegre y ofensivo. ¿Qué tiene que ver éso con que el estadio en el que tienen su sede esté ubicado en una ciudad y en una comunidad autónoma en las que muchos ciudadanos se expresan en un idioma diferente al del resto del Estado español? Por el contrario, me repele el Real Madrid porque sus seguidores no sólo creen que su club es el mejor que existe, sino que frecuentemente machacan a los demás con sus ridículos alardes chauvinistas, pretenden contagiar a todo el mundo de la inconsolable pena de su fracaso y se permiten desmerecer al rival con descalificaciones que nada tienen que ver con lo deportivo. Que escucho la SER y no la COPE lo sabéis todos quienes me seguís, pero me parece un insulto a la inteligencia el modo en que a todos los locutores de la cadena de PRISA se les ve el plumero cuando tienen que narrar un partido del Real Madrid. Es que se nota que hacen suyas las desdichas del equipo, que sufren en carne propia sus altibajos; es como si la emisora que uno estuviese sintonizando se llamase durante un ratito “Radio Real Madrid”. Aún recuerdo cómo menospreciaron a todos los aficionados maños cuando el Zaragoza eliminó al Madrid de la Copa del Rey hace un par de años. Lejos de ser imparciales y alegrarse por el buen partido disputado por los hombres del entonces entrenador Víctor Muñoz, los de la SER no disimularon en ningún momento su hiriente frustración, su histriónica depresión. Joder, que el lema del deporte es “Que gane el mejor”, y no “Que gane siempre el Real Madrid”. ¿Qué queréis que os diga? Por ser del Barça, uno no puede evitar alegrarse (un poco) cuando pierde el Madrid. Anoche, por culpa de quienes pretenden canonizar a Casillas (“El Santo”, le llaman) y, sobre todo, mitificar a Raúl (glosan cada una de sus hazañas aludiendo a la magnificencia del “Siete”, apelando a la ironía cuando se refieren a él como “El que nunca hace nada” y coaccionando al personal argumentando que es “El que debería jugar siempre”), admito y reconozco, aún sintiéndome un poquito culpable, que me alegré MUCHO.

2 comentarios :

Ángel dijo...

Pues fíjese que yo era de los que apoyaba al Barcelona y al Atético de Madrid cuando jugaban fuera, y de los que sentía simpatía por el Deportivo de La Coruña, hasta que opiniones como la que usted publica hoy fueron avocándome a alegrarme por sus derrotas. ¿Será que soy del Real Madrid? Será ;-)

Y si hablamos de arte, yo no vi jugar a Cruyff ni Maradona, pero sí a Ronaldo, Ronaldinho y Messi. Con todo, el mejor culé al que mejor he visto jugar es Guardiola. Y por encima de todos ellos, creo que no peco de merengón si digo como Zidane ninguno.

Luis campoy dijo...

¿Que no pecas de merengón? Haber dicho Pelé, hombre, que es más neutral, jajajaja. Un abrazo, Palencia.