contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 26 de marzo de 2008

Cine/ "EN EL PUNTO DE MIRA"



MAGNICIDA... PERO NO MAGNÍFICA



Su propuesta pretende ser original, pero "En el punto de mira" deja un sabor amargo cuando termina. El Presidente de Estados Unidos es tiroteado cuando se dispone pronunciar un discurso en la Plaza Mayor de Salamanca, España, y, merced a las casi ilimitadas posibilidades narrativas del Séptimo Arte, el espectador del film tiene la oportunidad de ir conociendo, uno tras otro, los puntos de vista de algunos de los héroes y villanos de la función, así como de varios testigos presenciales. En consecuencia, lo que vemos es la misma escena narrada una y otra vez, con ligeros cambios de enfoque, y sólo al final sabemos todo lo que pasó realmente, cómo y por qué. Como digo, la cosa no pintaba mal al inicio, y el reparto es atractivo: Dennis Quaid, William Hurt, Forest Whitaker, Eduardo Noriega, Matthew Fox y la madre de Sigourney Weaver (perdón, no es su madre, es ella misma, sólo que un poquito ajada). Es lógico que la repetición de los mismos sucesos una y otra vez cause cierta sensación de tedio, aunque el climax del film está muy bien rodado y debería ser un digno colofón. No obstante, al pasar los días lo único que yo recuerdo es la sensación de que lo que me contaron no es digno de credibilidad. Como dije al principio, el magnicidio transcurre, supuestamente, en la ciudad española de Salamanca, pero, por necesidades de producción, "En el punto de mira" se acabó rodando en México, por lo que todos y cada uno de los extras y figurantes (además de algunos actores y actrices secundarios) tienen una cara de mexicanos que no pueden con ella. O sea, no es que uno sea racista y aborrezca ver en pantalla a cientos de comedores de chilis y burritos, sino que salta a la vista que los supuestos salmantinos de tez morena y rasgos marcadamente latinos son falsos, de pega, de pacotilla. A partir de este momento (y ésto sucede desde el mismísimo inicio), es como si todo lo que sucede careciera de interés, porque uno SABE que lo que está viendo es MENTIRA. Me pregunto cuál sería mi percepción de la película si, en lugar de ser español, fuese chino o israelí, pero, como no tengo la respuesta a esa pregunta, sólo puedo decir que "En el punto de mira" me pareció, ante todo, un producto fallido.

Lo mejor: Dennis Quaid y la persecución final
Lo peor: los figurantes y la mayoría de los escenarios, que son más falsos que Judas
El cruce: "Rashomon" + "En la línea de fuego"
Calificación: 6 (sobre 10)

Luis Campoy

1 comentario :

Jose Luis dijo...

Sí que había oído que se notaba que no estaba rodada en España. Todos mis amigos me han hablado mal de ella, así que no la iré a ver.