contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 8 de febrero de 2008

¿Serbio o español?


Supongo que se tratará de una concatenación de casualidades, pero lo de este chico, Bojan Krkic (que se va a hacer de oro apostando a que nadie es capaz de pronunciar correctamente su apellido) y su romance de ida y vuelta con la Selección Española ya comienza a pasar al imaginario popular. Resulta que, aunque el chaval nació en Linyola, su papá es más bien serbio que otra cosa, por lo que el vástago puede aspirar a la doble nacionalidad hispano-serbia, de modo que los dos países podrían reclamarle legítimamente. Existe, pues, una pugna soterrada, una carrera en la que sólo puede haber un ganador: en cuanto el joven Krkic dispute un partido oficial vistiendo la camiseta distintiva de uno de los dos países, el otro ya no podrá convocarle. No sé si sería por esto último por lo que el incansable presidente barcelonista, Joan Laporta, ése que prefiere asistir a un mítin de Carod Rovira antes que a un partido de su equipo, prohibió a Bojan que se hiciese unas fotos vistiendo la elástica española, no fuera que alguien pensase que un talento tan emergente tenía algo que ver con la Madre Patria (de algunos). Mas el mecanismo futbolístico siguió su curso, y el muchacho se incorporó a la concentración de Luis Aragonés, si bien, a su llegada, se le diagnosticó una inoportuna gastroenteritis. Me da a mí que tenía ganas de cagarse en más de cuatro, y los médicos aconsejaron que no entrenase con el resto de seleccionados hasta que se repusiera. Cuando parecía que la taumaturgia había obrado su curación y estaba finalmente alienado para disputar la segunda parte del España-Francia, en el que a) se hubiese proclamado el jugador más joven en defender los colores de este país y b) se hubiese podido enfrentar a sus compañeros de club Henry y Abidal, sufrió un mareo que le hizo caer de la alineación. ¿Casualidad o mala suerte? Lo cierto es que la adscripción del zagal a una de sus dos nacionalidades continúa siendo un misterio sin resolver, y, en tanto en cuanto no se produzca su debut, tanto España como Serbia pueden llevarse el gato (perdón, el futbolista) al agua. ¿Veremos finalmente a Bojan jugando al lado de Casillas, Ramos, Puyol, Torres y compañía, o tendremos que aprender a pronunciar su apellido y otros diez tan impronunciables como el suyo?

1 comentario :

Ángel dijo...

Lo que debería hacer Bojan es manifestarse, decir alto y claro con quién quiere jugar. Si España bien y si Serbia tres cuatos de lo mismo. Lo demás es dar a las a la especulación. De Laporta prefiero no hablar, que me conozco.