contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

viernes, 15 de febrero de 2008

Cine/ "NO ES PAIS PARA VIEJOS"



No es plato para todos los gustos (desgraciadamente)


Por fin llega a nuestras pantallas la esperada nueva propuesta de los Coen Brothers, "No es país para viejos", título español que, para variar, respeta a rajatabla el original inglés "No Country for Old Men".

Una de las primeras cosas que hay que decir es que no se trata, en absoluto, de una película convencional. Empieza de forma abrupta, se desarrolla a saltos y termina sin solucionar la mayoría de las premisas planteadas. Pero no penséis que todas estas circunstancias constituyen un defecto, sino, en todo caso, una virtud inesperada: se trata de un film diferente, único, original, que require del espectador una actitud más abierta y participativa que de costumbre.

La trama de "No es país para viejos" gira en torno a la droga, el dinero, la ambición, el crimen, la fidelidad a los propios principios y, en última instancia, la muerte. Sus personajes (un pobre soldador y su mujer, un viejo sheriff y dos asesinos a sueldo) están primorosamente bien descritos, a pesar de que, con la excepción del maduro agente de la Ley, ninguno de ellos habla demasiado. Sus personalidades quedan reflejadas a través de sus actos, merced a unas composiciones realmente sobresalientes de casi todos sus intérpretes, con especial mención a Josh Brolin y Javier Bardem. Si el segundo está hinchándose (merecidamente) a premios por su poderosa creación de un psicópata, el segundo no le va a la zaga, y en un registro más difícil porque tiene un papel mucho menos agradecido. El joven Brolin, hijo del actual compañero de Barbra Streisand, tiene a su cargo el rol del hombre común superado por las circunstancias, que pagará muy caro su intento de ayudar a un mexicano herido en el tiroteo acaecido durante una operación de compra-venta de heroína. Hacerse rico de repente no trae buenas consecuencias para nadie, y menos cuando los traficantes despechados ponen en tu camino a una auténtica máquina de matar inhumana, insensible e incansable.

Mitad cine negro, mitad western crepuscular, "NEPPV" ofrece más de lo que promete, principalmente porque no promete nada, a excepción de lo que puede intuir un cinéfilo basándose en la entidad de sus creadores. Los hermanos Coen han dado múltiples muestras de su capacidad desde "Sangre fácil" hasta ahora, pasando por "Muerte entre las flores", "Fargo", "Barton Fink" y "Oh, brother", y hay que reconocer que se desenvuelven estupendamente en el terreno del thriller, especialmente cuando éste se enmarca en un ambiente rural, provinciano, pueblerino. Este año vuelven a optar a los Oscar principales, aunque, como todo el mundo sabe, la candidatura que tiene más posibilidades de cuajar es la de Mejor Actor Secundario, categoría en la que Javier Bardem tiene una mano y media alrededor de la estatuílla, merced a un excelente trabajo de composición tanto física como introspectiva, con una impactante encarnación de la maldad en estado puro que será difícil de olvidar. Frente a él, el ciudadano gris que se ve inmerso en una sangrienta explosión de violencia (qué año el de Josh Brolin, que ha encadenado con éxito papeles tan dispares como el soldador de “NEPPV”, el médico de “Planet Terror” y el policía corrupto de “American Gangster”), y el sheriff-filósofo al que tan bien encarna un Tommy Lee Jones que se pasa media película aludiendo a su esposa llamada Loretta, lo cual me hizo pensar en su trabajo (casi de juventud) en "Quiero ser libre", donde hacía de marido de Loretta Lynn, la reina del country que interpretaba Sissy Spacek. Por cierto, otro guiño cinéfilo es la estética del cartel promocional del film que nos ocupa, que mimetiza el de "Salvar al soldado Ryan". "No es país para viejos" no es un plato degustable por cualquier paladar, pero quienes consigan asimilar su sabor disfrutarán de un menú compuesto por un buen guión, una buena dirección y algunas grandes interpretaciones, lo que, todavía en nuestros tiempos, equivale a una buena película.
Luis Campoy
Lo mejor: Josh Brolin, Javier Bardem, el guión y la dirección (o sea, casi todo).
Lo peor: el desenlace, demasiado abrupto para el gusto actual, y la suerte del personaje de Josh Brolin
El cruce: “Fargo” + “Desperado” + “Traición sin límite”
Calificación: 9 (sobre 10)

No hay comentarios :