contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 6 de noviembre de 2007

Cine: mi comentario sobre "SUPERSALIDOS"


Confieso que fui a ver “Supersalidos” única y exclusivamente porque leí ciertas críticas que le otorgaban auténticas constelaciones de estrellas y casi la tildaban de “obra maestra”. Naturalmente, se trató de veleidades lisérgicas de crítico novato y, si este film puede catalogarse de “magistral”, a mí se me puede proponer para el Nobel de Literatura. No obstante, sí es cierto que en “Supersalidos” (“Superbad”, “Supermala”, si nos atenemos a su título original) sí concurren determinadas circunstancias que uno no hubiera podido encontrar en los “albóndigas”, “porky’s” o “american pies” de turno (haciendo balance de esos títulos sobre adolescentes cachondos que inevitablemente hacen las “delicias” de cada generación de espectadores). El hilo argumental de esta (cómo no) producción norteamericana no da para una línea de este comentario (dos jovenzuelos en celo tratan de ligar desesperadamente), pero hay que admitir que sus diálogos están francamente bien construídos, con largas parrafadas en el más puro estilo tarantino, y la sucesión de situaciones (equiparables a niveles de algún videojuego) por las que atraviesan sus tres potagonistas masculinos tienen ciertos toques de originalidad. Mas si por algo destaca “Supersalidos” es por su inesperada, brillante y casi magistral elección de actores. Si existiese un Oscar al mejor casting, este año tendría que ser para quien confeccionó el reparto de este “sleeper” que, casi sin comerlo ni beberlo, ha amasado una auténtica fortuna en las taquillas de medio mundo. Todos los actores que desfilan por el film reúnen en su físico y proyectan en su interpretación una autenticidad pocas vistas en una pantalla. Es casi como si estuviésemos presenciando un documental sobre la estupidez, la vulgaridad y la voracidad sexual: chapeau tanto para Michael Cera, Jonah Hill y Christopher Mintz-Plasse (estupendos jóvenes protagonistas) como para cada uno de los fabulosos secundarios y, sobre todo, para el casi debutante Greg Mottola, proveniente del mundillo televisivo. Bastante menos divertida de lo que me habían dicho, tampoco me resultó tan buena como me esperaba, pero, pensando en ella casi una semana después de haberla visto, “Supersalidos” es, más que una comedia para descerebrados, un agudo e imaginativo retrato generacional.


Luis Campoy
Calificación: 6 (sobre 10)

No hay comentarios :