contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 8 de noviembre de 2007

Cine: mi comentario sobre "RESIDENT EVIL: EXTINCION"


Como supongo que todos sabréis, “Resident Evil: Extinción” es la tercera entrega de una popular saga cinematográfica basada en un célebre videojuego que permite al jugador cepillarse sin ton ni son a miles y miles de viscosos zombies, con la única excusa de que han sido contaminados por un terrorífico virus aparentemente incurable. Siempre con una (bellísima) Milla Jovovich como cabecera de reparto, este tercer capítulo del “Mal Residente” se limita a plagiar descaradamente la estética (y aun la filosofía vital) de la muy imitada “Mad Max 2” (George Miller, 1981), y todavía le sobra tiempo para llenarse de obvias alusiones a “Alien: Resurrección”, “Aliens, El Regreso” e incluso “La matanza de Texas”.

Que a un film como éste se le presuponen y exigen efectivos efectos especiales no es algo nuevo, como tampoco lo es comprobar que dicha premisa se cumple con creces. Por lo demás, dedicarle un análisis profundo sería un ejercicio de retórica vacía, por cuanto no hay mucho que decir. El guión es de todo menos original e inteligente, los personajes son (absolutamente todos) unidimensionales, intercambiables y prescindibles y los actores actúan de memoria, como si el director estuviese concentrado en meter sustos con calzador y agradecer a sus productores la deferencia de haberle sacado de su merecido ostracismo. Este realizador se llama Russell Mulcahy y en los 80 dirigió una excelente película, “Los Inmortales” (con Christopher Lambert y Sean Connery), tras lo cual pareció empeñarse en erigirse, trabajo tras trabajo, en su peor enemigo, llegando a unos niveles tan catastróficos que es un milagro que le hayan permitido continuar dirigiendo.

Tan infectada de chiclés y cargada de tópicos como (¿por qué no admitirlo?) amena y entretenida, “Resident Evil: Extinción” sirvió para que un servidor pasara la noche de Halloween en una sala de cine en la que un montón de aficionados brincaban y chillaban sin cesar. No es mucho, pero tampoco está mal para esta época en la que tantos cinéfilos optan, cuales zombies descerebrados, por rendirse al virus de la descarga pirata a través de Internet.


Luis Campoy
Calificación: 4,5 (sobre 10)

No hay comentarios :