contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 2 de julio de 2007

Cine: mi crítica de "SHREK TERCERO"


Los meses de Mayo y Junio de 2007 han sido escenario del estreno de las terceras partes de algunas de las sagas más taquilleras del Hollywood actual. Primero llegó “Spiderman 3”, a continuación “Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo” y ahora lo hace “Shrek Tercero” (bueno, también se ha estrenado “Ocean’s 13”… pero esa es otra historia). Si algo tienen en común las tres continuaciones citadas es su alarmante descenso de calidad respecto a las películas que las precedieron, lo cual no debería sorprender a ningún creyente en el viejo refrán español acerca de que “Nunca segun… perdón, terceras partes fueron buenas”.

En el caso concreto de “Shrek Tercero”, aun admitiendo que me pareció menos mala de lo que me esperaba (algunas de las críticas de su estreno norteamericano habían sido devastadoras), sí es verdad que adolece de un guión muchísimo menos inspirado que sus predecesoras y que se duerme demasiado felizmente en sus propios laureles, pues es de todo menos original. Prácticamente todas las situaciones en las que se ven envueltos sus protagonistas (el ogro bueno Shrek, su esposa la ogra Fiona, sus amigos el Asno y el Gato con Botas) ya nos han sido narradas en los dos primeros episodios, en los cuales se sentaron las bases de sus caracteres, sus (inter)relaciones y hasta la naturaleza de los chistes o gags que protagonizan, los cuales adolecen de una alarmante sensación de deja vu. Asímismo, y como sucedía en las citadas “Spiderman 3” y “Piratas 3”, se echa en falta un mayor y, sobre todo, mejor desarrollo de los nuevos personajes que se incorporan a la franquicia, en este caso el joven Artie (futuro Rey Arturo) y su mentor, el Mago Merlín. En este sentido, es particularmente llamativo el insalvable abismo que separa la caracterización absolutamente anodina de Artie, descrito como si se tratase de un tópico adolescente arrancado del siglo XXI con respecto a la del entrañable Shrek, cuya dimensión humana está basada en una muy hábil subversión de las características negativas asociadas a los ogros de los cuentos de hadas; pero claro, este mérito ha de ser imputado a los creadores del personaje, no a los descafeínados guionistas de esta tercera parte. También resulta más bien penoso el modo en que es desaprovechado el recurso de utilizar como villanos a los malvados de los cuentos de hadas, cuya aportación es, a la postre, menos que nula.

La verdad es que muy poco positivo puede decirse de este “Shrek Tercero”, a excepción de que, por lo menos, carece del exceso de pretensiones de “Spiderman 3” y de la excesiva duración de “Piratas 3”, lo que la hace, al menos ligera y fácilmente digerible. El humor transita los mismos cauces de irreverencia aburguesada de la segunda entrega, una vez superada la originalidad de la primera, y no es difícil para el espectador intuir el desarrollo argumental del film desde su mismo inicio: el reinado de Shrek Tercero como monarca de Muy Muy Lejano durará menos que un cartón de palomitas a la puerta del cine; el díscolo Artie accederá a asumir su destino como el heroico Arturo que luego sería cantado por Thomas Mallory; y, obviamente (todos habéis visto los machacones trailers) la casa de los ogros al amparo de la maloliente ciénaga se llenará de alegres monstruitos de color verde. Es justamente la escena en la que Shrek se aterroriza imaginándose sufrido padre de familia numerosa la que resulta la más hilarante de una película que sólo no defrauda a los más conformistas o los más pequeños, pero que deja mucho que desear a los ojos de quienes nos encariñamos con los simpáticos personajillos presentados en los dos primeros episodios de la trilogía.

Luis Campoy
Calificación: 5 (sobre 10)

1 comentario :

Ángel dijo...

No he tenido el placer, pero sí he visto este fin de semana Miss Little Sunshine y me ha parecido mejor que buena.