contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 27 de junio de 2007

Comic: "SPIDERMAN - SALVAJE"

Nuevamente abordo el tema comiquero para hacer avanzar este blog que Dios nos ha dado, y de nuevo tengo que tocar un tema que raya en lo violento y terrorífico. Si ayer os hablaba de la recopilación que Panini ha publicado de la exitosa miniserie “Marvel Zombies”, hoy toca hacerlo de un flamante tomo que podéis adquirir en la librería especializada de la esquina (imagino que en vuestro barrio habrá una o dos como mínimo, ¿no es así?) al bonito precio de 10,75 euros. Su título: “Spiderman: Salvaje”, y, en realidad, no es sino un refrito que Panini España se ha sacado de la manga aglutinando cinco episodios convencionales pertenecientes a una de las más recientes series mensuales del Trepamuros, “Sensational Spider-Man”, concretamente los comprendidos entre los números 23 (Abril 2006) y 27 (Agosto 2006). El motivo por el cual la editorial italiana ha optado por separar estos tebeos de la continuidad mensual tiene que ver con el gran desfase con el que se están publicando últimamente las series protagonizadas por el Hombre Araña (“Amazing Spider-Man”, “Friendly Neighborhood Spider-Man” y la citada “Sensational”), que en el tomito mensual se han ido alternando o sucediendo con la ya extinta “Marvel Knights: Spiderman” (predecesora de “Sensational”) y un sinfín de miniseries o números más o menos especiales. Es decir, al lector interesado en conseguir la historia “oficial” del personaje se le obliga a comprarse no sólo la colección mensual, sino, además, un volumen extra compuesto por cinco tebeos desgajados de la continuidad real, cuyo lugar natural ha sido suplantado por series limitadas perfectamente prescindibles o números “extras” poco o nada extraordinarios.

Pero centrémonos en “Spiderman: Salvaje”. Tal como decíamos ayer, parece ser que el terror se ha puesto de moda a la hora de reinterpretar a determinados personajes que, según parece, necesitaban una salvaje revisión. Si en otras épocas se aplicaba el humor a la hora de redimensionar a los héroes o villanos clásicos ansiosos por someterse a un lavado de cara, ahora lo que se estila es exacerbar los componentes terroríficos, con lo cual también se incrementan las dosis de violencia y hemoglobina que (teóricamente) hacen que el tebeo en cuestión parezca más maduro o más adulto. No cuesta mucho recordar, en este sentido, el primer episodio de la mencionada “Marvel Knights: Spider-Man”, en la que el lanzarredes recibía una paliza digna de figurar en cualquier antología del personaje. En estos cinco episodios de “Sensational” (que, ya lo sabéis, surca los mismos derroteros que “M.K.”) tenemos también bastante violencia, así como algo de horror (y también mucha lluvia). En realidad, el punto de referencia habría que buscarlo en la colección que se tituló, simplemente, “Spider-Man”, y en la que el dibujante canadiense Todd McFarlane debutó, también, como guionista. Algunos de los villanos que deambulan por este “Spiderman: Salvaje” (el Lagarto, sin ir más lejos) ya aparecieron en aquellos primeros números tan “mcfarlanianos” como comerciales, y es que al futuro creador de “Spawn” se le daba muy bien dibujar monstruos terroríficos a doble página y en poses casi imposibles. El dibujante de los cinco episodios “sensacionales” que comento, Angel Medina, es casi más mcfarlaniano que el mismísimo McFarlane, y prueba de ello es que le ha sustituído en algunas colecciones (sin ir más lejos, en la propia “Spawn”). El estilo de dibujo recuerda, pues, al de otros tiempos no olvidados del todo, si bien es cierto que tanto el entintado como el tratamiento del color (por no hablar del papel utilizado por Panini) superan con mucho al de aquellos viejos tebeos editados en su día por Forum (Planeta). Por lo que respecta al guión (sí, incluso los dibujantes más espectaculares necesitan de vez en cuando el sustento de una base literaria), corre a cargo de Roberto Aguirre-Sacasa, que puede que como escritor sea un pelín mejor que McFarlane… cosa que tampoco es decir demasiado.

En resumen: un tebeo visualmente espléndido en el que encontramos las encarnaciones más violentas y sanguinarias del Lagarto o Alimaña, así como el regreso de unos no menos furibundos Stegron o Puma, todos ellos visualizados bajo una lluvia casi constante. Ah, el “amistoso vecino” Spiderman alterna los dos uniformes con los que le hemos visto en estos últimos tiempos (el clásico de toda la vida y el cibernético diseñado por Tony Stark), lo cual me permite expresar mi opinión acerca de esta nueva indumentaria, llena de espolones, dotada de una especie de radiocontrol y que hasta puede hacerse invisible: en dos palabras, “qué gilipollez”.

3 comentarios :

Ángel dijo...

Recnozco que me gustan las ilustraciones de los cómics, pero las historias no me llegan. Aparte de algún Mortadelo y Filemón, sólo recuerdo haberme leído la colección completa del Marsupilami.

Claro, que auello formaba parte de mi ritual de no estudio de la selectividad. Tenía ración matinal diaria de Mike Hammer y del citado marsupial.

Luis Campoy dijo...

¿Mike Hammer? ¿Marsupilami? Joder, don Angel, es usted todo un sibarita de la telecomunicación. Como forma alternativa a hincar los codos ante la Selectividad, no son malos alicientes. Un abrazo.

Luis Campoy dijo...

Por cierto, Angel, estoy tratando de dejar comentarios en su blog y, por más que lo intento, cuando parece que se guarda el comentario en cuestión, vuelvo a entrar en la página y lo que he escrito ya no aparece. ¿Serán los electroduendes?