contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 19 de abril de 2007

Comic: "Ultimates 2", num. 7


Esto sí es un comic (y lo demás, son… tebeos).

Acabo de releer por segunda vez el número 7 de la actual etapa de “The Ultimates” en España (publicada, como sabéis, por Panini), y mis sensaciones son de satisfacción, de emoción, de éxtasis y de impaciencia. A diferencia del estilo cansino y a veces soporífero de Brian Michael Bendis en su decepcionante “Los Nuevos Vengadores”, el guionista de su versión adulta, Mark Millar, consigue superarse a sí mismo en cada nuevo episodio. “The Ultimates” de Millar no es sólo una historieta protagonizada por superérheroes, sino que va mucho más allá y se permite certeros análisis de la situación política actual de su país adoptivo, los Estados Unidos de América (sobre todo en materia de política exterior), con corrosivas dosis de autocrítica y con una mala leche bastante despiadada para con el Imperio del Tío Sam que actualmente dirige George W. Bush.

En el número anterior de “The Ultimates” habíamos presenciado la invasión de los USA por parte de tropas superheroicas de diferentes países comandadas por el perverso Loki, el dios asgardiano de las mentiras. Uno a uno, los poderosos y aparentemente invencibles Vengadores Definitivos habían ido cayendo bajo el yugo invasor, habían sido encerrados y derrotados y alguno incluso había sido dado por muerto. Sin embargo, Ojo de Halcón, el Capitán América, Thor, la Avispa, Hulk e Iron Man han conseguido zafarse de sus captores y ellos son la base de un contragolpe que no va a caracterizarse precisamente por su sutileza.

Ya he hablado alguna vez de que “The Ultimates” es uno de los comics más “cinematográficos” que se publica actualmente, y no incidiré demasiado en esta cuestión. La epopeya que imagina Mark Millar y visualiza el imponderable Bryan Hitch alcanza, en este número 7 (que contiene los episodios 11 y 12 de la edición original) sus cotas más altas de adrenalina y violencia, las cuales eran absolutamente necesarias. Si alguien esperaba que, después de lo sucedido en los últimos meses, la reacción de los Ultimates iba a fundamentarse en la delicadeza y la cortesía, desde luego estaba totalmente equivocado. Aquí la sangre corre por doquier, los puñetazos son demoledores y algunos villanos acaban no sólo muertos sino despedazados. La escena en la que el revivido Hulk secciona los brazos a su contrapartida asiática, la Abominación, está mostrada en un discreto plano general, pero, por si pensábais que la cosa iba a quedar así, tan sólo unas viñetas más abajo el gigante esmeralda le arranca la cabeza de cuajo a su oponente, y esta vez sí se ve en primer plano. Huracán acaba desintegrado a manos de Mercurio, el Enjambre es pisoteado sin piedad por la Avispa y el líder de los atacantes, Abdul Al-Rahman, algo así como un Capitán América iraquí, ve cómo sus manos son amputadas por cierto escudo pintado de barras y estrellas y su pecho atravesado por su propia lanza láser.

Brutal y violentísimo pero sumamente entretenido, este pedazo de comic me recuerda los mejores momentos de “The Authority” (anterior creación de Millar & Hitch) y constituye, en esta recta final del volumen 2 de la serie, el manjar favorito de mi menú comiquero del mes, habiendo conseguido desbancar al mismísimo Spiderman, cuyos nuevos equipos creativos no han logrado la efectividad y la calidad de Mark Millar y Bryan Hitch al frente de “The Ultimates”.

2 comentarios :

tebeonauta dijo...

Pues estoy totalmente de acuerdo contigo. Ultimates son los Vengadores para adultos, es la evolución natural de ese cómic que leímos de niños y que nos sogue gustando porque la temática y el enfoque es actual y ha madurado. Estos sí que son los Vengadores y no los de Bendis.

Luis Campoy dijo...

Me gustan los Ultimates y me siguen gustando los Vengadores; lo que no me gusta es el ritmo ralentizado que Brian Michael Bendis imprime a la actual colección. Ya he dicho en artículos anteriores que BMB tarda 12 números en contar lo que Stan Lee o Steve Englehart hubieran contado en doce páginas, y de modo mucho más ameno.