contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

martes, 24 de abril de 2007

Casi todos los días



Casi todos los días comenzaban igual. Me despertaba, sonaba el despertador (sí, normalmente por este orden), me levantaba, encendía la radio (siempre la SER), me afeitaba, me duchaba, me vestía y salía de mi casa. Tres minutos, y estaba en el trabajo, donde apenas me daba tiempo de encender el ordenador antes de ir a desayunar, actividad de carácter fisiológico a la que no estaba dispuesto a renunciar ni siquiera a causa de la acumulación de trabajo que se experimentaba una vez abríamos la puerta de la oficina. Una vez saldada la deuda contraída con un estómago que usualmente llevaba muchas horas vacío, tocaba poner el piloto automático hasta que el reloj marcaba la una y media, hora en la que había que salir zumbando para almorzar. Llegaba a casa y, si podía, echaba una mano en la cocina, a continuación ponía la mesa y luego me sentaba ante ella. El menú no era muy variado (arroz blanco acompañado de alguna delicia de Ecuador), pero, ¿qué más daba?; en otros tiempos lo que me ponían para almorzar era, invariablemente, producto de la sanísima dieta mediterránea. A todo puede uno llegar a acostumbrarse, sea cual sea su procedencia. Después de comer, vuelta al trabajo hasta más o menos las seis, y entonces… entonces era cuando podían surgir los sutiles elementos diferenciadores que harían que un día fuese distinto de los demás. Niños grandes que si percibían mi presencia era sólo porque nos cruzábamos y/o tropezábamos en el pasillo; niñas pequeñas que se me antojaban lo más parecido a Dios: eran omnipresentes y se aparecían en todas partes, de día y de noche; niños de genio fácil que sólo aplacaban su inquietud a bordo de un ratón que navegaba por internet; niñas que parecían tranquilas y dóciles hasta que un cable cerebral se les cruzaba y se transformaban en su contrapartida más histérica; princesas latinas que, arrojadas de su palacio, aterrizaban en medio de un campo agotador y, al llegar a casa, tan sólo buscaban la cama… en un sentido absolutamente literal. Sí, así eran casi todos los días de mi vida hasta hace unas pocas semanas. Y, probablemente, así volverán a ser casi todos los días de mi vida dentro de unas pocas semanas. Tal vez sería más divertido ser aventurero o director de cine, pero estar enfermo en un hospital sería, sin duda, mucho, muchísimo peor.

6 comentarios :

marisa dijo...

Cosas de tu vida...nunca mejor dicho.

Es verdad lo que dices, en unos de tus comentarios, a veces por hablar las cosas, te puedes sentir mejor, y eso es lo que yo experimenté cuando en tu mismo blogg, dedique un trocito a hablar sobre la falta de mi perrita NANA, me sentí mejor desde entonces hasta hoy.

Con respecto al arroz blanco, a la rutina, DIVINA RUTINA, yo, si me salgo de ella, va todo al traste. No obstante siempre procuro buscar la pizca de sal o pimienta que me permita disfrutar ese dia algo propio o algo mío, independientemente de los que te rodean y de los demás.

los angelitos, al fin al cabo, se que te gustan...

y las cosas de tu vida, no creas que son tan distintas a las cosas de la vida de los demas.

besos de tu amiga

MARISA

Ángel dijo...

Creo que es peor la duda que la rutina, pero si hablamos de ésta, le recomiendo que escuche la que para mi gusto es la mejor canción de Los Suaves: 'Siempre Igual'. Vaya por delante que no me hago responsable de nada si le da por bailar con la botella toda la noche.

Luis Campoy dijo...

Angel, te agradezco la fidelidad, tus visitas y comentarios.... pero como sigas hablándome de "usted" voy a formar mi propia conjura y te voy a mandar a unos tipos muy "suaves" que yo conozco... Es broma; tómate más confianzas, OK? ¡Gracias, un abrazo!

Luis Campoy dijo...

Por lo que respecta a Marisa, mi querida Marisa, cuando comento estas cosas de mi vida, cosas triviales y sin importancia, es sólo porque me abandono un poco a ese cierto narcisismo que tenemos quienes poséemos un blog como éste. Eso de compartir con los amigos lectores mis pequeñeces mundanas es una tentación que no puedo evitar; además del comentarista cinematográfico o el analista politíco en que a veces trato de convertirme, soy, básicamente, un tipo normal y corriente, con una vida corriente y normal.

MARISA dijo...

...Lo de la sal y la pimienta iba sin mala intención...jajaja.



un beso

marisa

Luis Campoy dijo...

Bueno, Marisa, no te disculpes, la vida, si fuese dulce y acaramelada todo el tiempo, no tendría demasiada emoción. La pimienta y la sal son condimentos que la hacen más llevadera.