contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

jueves, 10 de agosto de 2006

Cine: Mi comentario sobre "POSEIDON"

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
“POSEIDON” ha constituído un fracaso. Un fracaso absoluto, rotundo y sin paliativos. Las razones de este tremendo patinazo del nuevo trabajo de Wolfgang Petersen habría que buscarlas no en el fondo del mar, sino en diversos aspectos del film, alguno de ellos ya exhaustivamente comentado por la prensa norteamericana. Para empezar, es necesario recordar que, como en tantas y tantas ocasiones, se trata de un remake, una nueva versión de un célebre título perteneciente al llamado “cine de catástrofes” que tuvo su apogeo en el Hollywood de los años 70, a raíz del éxito de “Aeropuerto”. Eran tiempos en los que el cine estaba en dura, durísima competencia con la televisión, y era necesario ofrecer al espectador espectáculos apabullantes que ciertamente la llamada “caja tonta” era imposible de igualar, en primer lugar debido a sus dimensiones y prestaciones audiovisuales. Así, tras contarnos la odisea de un grupo de personas atrapadas en un avión sin pilotos (“Aeropuerto”), Hollywood nos contó más o menos la misma historia sólo que ubicándola en un rascacielos (“El Coloso en Llamas”) o un transatlántico (“La Aventura del Poseidón”), o bien narrándonos otro tipo de desastres naturales de capacidad aún más destructiva, como, por ejemplo, “Terremoto”. La fórmula funcionó al principio, pero no tardó en agotarse, gracias a las interminables secuelas (“La Aventura del Poseidón” contó con una, y de “Aeropuerto” se rodaron tantas entregas que me es imposible recordarlas todas).

La trama de “Poseidón” es exactamente la misma que la de “La Aventura del Poseidón”: durante una travesía por el océano, un transatlántico de lujo recibe el impacto de una ola gigante que le hace girar 180º, dejándolo boca abajo. Un intrépido grupo de pasajeros emprende una dramática odisea en pos de la salvación, ascendiendo cubierta tras cubierta tratando de alcanzar la superficie del mar… Las diferencias, no obstante, son considerables. Para empezar, los avances tecnológicos hacen que la apariencia visual de la nueva versión esté incluso más conseguida que la de hace 34 años. Ese, básicamente, es el único aspecto en que el nuevo “Poseidón” supera al viejo.

Una de las características de aquella oleada de películas catastrofistas de los setenta era la presencia en su reparto de un abrumador plantel de estrellas de la época, así como de algunas viejas glorias del Hollywood de los años dorados. Así, “La Aventura del Poseidón” contaba con Shelley Winters, Red Buttons, Stella Stevens, Ernest Borgnine, Roddy McDowall, Leslie Nielsen, Jack Albertson y Carol Lynley, además del protagonista indiscutible, un excelente Gene Hackman en su mejor momento. Para la nueva versión, los estudios decidieron amortizar los carísimos efectos visuales… contratando a “estrellas” tan “conocidas” e “infalibles” como Josh Lucas, Emmy Rossum, y… err… esto….hummm… jolín, no conozco a ninguno de los otros….. El caso es que la cabecera del cartel, el peso específico de la película, descansa sobre dos actores que hace muchísimo tiempo que dejaron de justificar por sí mismos el pago de la entrada de un cine (¿o tal vez nunca lo hicieron?), como Kurt Russell y Richard Dreyfuss. Kurt Russell comenzó como estrella infantil en los años 60, y entre los primeros ochenta y mediados de los noventa alcanzó su “momento de gloria”, con títulos como “1997: Rescate en Nueva York” (y su secuela), “La Cosa”, “Golpe en la Pequeña China” (todas éstas de John Carpenter), “Tombstone” o “Stargate”. Richard Dreyfuss era uno de los jóvenes protagonistas del “American Graffiti” de George Lucas, después de lo cual obtuvo fama y prestigio al lado de Steven Spielberg en “Tiburón” y “Encuentros en la Tercera Fase”; a partir de ahí, su carrera se eclipsó, y sólo despuntó tibiamente con “Mi vida es mía”, “Procedimiento Ilegal” (1 & 2), “Un loco suelto en Hollywood” o “Profesor Holland” (¿alguien las recuerda?). En cuanto a Josh Lucas y Emmy Rossum, del primero sólo sé que hacía de villano en el “Hulk” de Ang Lee (tan sólo los que lograran no dormirse le recordarán) y la segunda era la “Christine” de “El Fantasma de la Opera”, versión Joel Schumacher, además de chica florero en “El Día de Mañana” (por cierto, una recuperación bastante más afortunada del viejo cine de catástrofes).

¿Iríais a ver una película sólo porque sus protagonistas sean Russell, Dreyfuss, Lucas o Rossum? Evidentemente, no. ¿Suman todos ellos la mitad del carisma que tenía, digamos, Shelley Winters en el film original? ¿Pueden Kurt Russell y Josh Lucas, aun actuando al unísono, hacer sombra a un actorazo como Gene Hackman? La respuesta es evidente. Pero no sólo ésto justifica el decepcionante resultado en taquilla del film. Como dije al principio, los efectos visuales son de primer orden, pero esto es algo inherente a cualquier producción de estas características. Junto con la falta de atractivo del reparto, el otro gran problema de “Poseidon” es su pésimo guión. Ya dije anteriormente que la historia, en líneas generales, es la misma de la película original, que a su vez se basaba en una novela de Paul Gallico, sólo que en esta oportunidad y seguramente pretendiendo conseguir un ritmo ágil e incluso frenético, se ha aligerado de “chicha” el esqueleto argumental, tanto que sus 90 minutos pasan como un suspiro… a costa de que todos y cada uno de sus personajes parezcan estúpidos arquetipos, ridículas caricaturas, inútiles esbozos de seres humanos con los que es imposible identificarse. El ex–bombero y ex–alcalde que interpreta Kurt Russell, el ricachón homosexual a cargo de Richard Dreyfuss o el jugador profesional que encarna Josh Lucas resultan tan humanos como una tostadora, y sus emociones tan emocionantes como las de una lata de sardinas. En esto sí tiene responsabilidad el director Wolfgang Petersen (que ya se había llenado de agua hasta las cejas en anteriores películas como “El Submarino” o “La Tormenta Perfecta”), por aceptar un material literario (¿?) tan endeble y que convierte la película en una especie de videojuego, en el que un grupo de personajes tiene que ir superando una serie de niveles a cada cual más peligroso, durante los cuales algunos de ellos van a perder la vida… dejando indiferente al espectador, ya que en ningún momento se ha establecido simpatía o empatía con ninguno de ellos.


Calificación: 5,5 (sobre 10)

Luis Campoy

3 comentarios :

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. fishing bontril 105mg sr fishing in pennypack park

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! » » »

Anónimo dijo...

Where did you find it? Interesting read » »