contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

lunes, 3 de julio de 2006

Errores imperdonables

Free Image Hosting at www.ImageShack.us Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Escribo este artículo desde la indignación. Me parece indignante, inadmisible y vergonzoso que una revista de Cine publique un texto como el que os reproduzco a continuación (originalmente publicado en la página 21 del número 130 de la revista “CINEMANIA” correspondiente a este mes de Julio de 2006):

Veteranos en paro

Cineastas de experiencia como ROMAN POLANSKI (73 años, arriba, en el rodaje de Oliver Twist, donde acabó de niños hasta el gorro) se toman un respiro con el Oscar al mejor director (El pianista) en el estante. Nada se mueve en el despacho de SYDNEY POLLACK (71), dedicado a la producción tras La intérprete. JOHN FRANKENHEIMER (72) lleva seis años (desde Operación Reno) sin aparecer en los créditos. Los mismos que JOHN SCHLESINGER (77), desde Algo casi perfecto. El director de El cartero siempre llama dos veces BOB RAFELSON (73) y ALAN J. PAKULA (70) esperan quizá su última oportunidad, mientras tanto, BLAKE EDWARDS (83) ya vive retirado.


Hasta ahí el texto original. Yo lo he leído, lo he releído y de repente he pensado que debo ser tremendamente clarividente o absolutamente omnisciente, porque soy capaz de responder sin lugar a dudas a algunas de las preguntas que parece sugerir el articulista de “CINEMANÍA”. Por ejemplo, yo sí sé por qué no se mueve nada en el despacho de John Frankenheimer: porque falleció el día 6 de Julio de 2002, a la edad de 72 años (los que dice el texto que tiene en la actualidad). Asimismo, una de las razones por las que John Schlesinger no ha dirigido ningún otro film desde la penosa “Algo casi perfecto” es porque pasó a mejor vida el día 25 de Julio de 2003. Finalmente, tengo que decir que dudo mucho que Alan J. Pakula esté aguardando su última oportunidad, ya que el hombre tuvo la mala idea de morirse el día 19 de Noviembre de 1998.

Jamás he leído un artículo tan corto que contuviese tantos y tan garrafales errores. Ninguno somos perfectos y yo soy el primero en equivocarme. Pero, tratándose de una revista especializada en Cine (por cierto, ¿no os parece que la portada de Julio, el mes de "Superman returns" no podía haber sido más fea y menos estimulante?), ya hubiese sido lamentable que el trabajo en cuestión albergase una información errónea respecto a un cineasta fallecido al que aún se considera vivo. Dos, hubiera sido sospechoso, pero ¡tres!, tres directores muertos a los que el articulista aún considera vivos y “en paro”…. amigos, éso me parece sencillamente imperdonable.