contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

miércoles, 17 de mayo de 2006

Los cincuenta del Capitan Trueno


A pesar de que se trata de un comic español, nacido en una industria a años luz de la que, por ejemplo, es capaz de vender millones de ejemplares en los USA del inefable George Bush, la mayoría de medios de comunicación se hacen eco estos días de las bodas de oro de uno de nuestros héroes de papel más populares: el Capitán Trueno.

Heredero en cierto modo de la tradición instaurada por un ilustre predecesor como El Guerrero del Antifaz, el Capitán Trueno nacía en 1956, llenando a sus desprevenidos lectores de aventuras gallardas y caballerescas, de castos amores eternos y de adversarios (casi siempre extranjeros) poseídos por una destructiva maldad. Hay quien dice que su creador literario, Víctor Mora, trató de patentizar con Trueno un ejemplo vivo de las cualidades éticas y morales que propugnaba el régimen del general Franco, pero el otro día leí que, en realidad, Mora era (es) un comunista convencido a quien sólo le importaba el poder evasivo de la aventura medieval. Es ésta una constante que se repite una y otra vez cuando una obra alcanza el éxito: unos y otros, los ideólogos afines y rivales tratan de atribuirse los méritos últimos de lo creado.

El Capitán Trueno es una especie de guerrero o caballero andante a quien no acompaña tropa o mesnada alguna, sino tan sólo dos fieles compañeros de armas: el joven Crispín y el gigantón tuerto Goliat. Juntos viajan por todo el medievo, desfaciendo cuantos entuertos encuentran a su paso. El mundo medieval nunca fue tan pequeño como en este tebeo, cuya faceta eminentemente visual corrió a cargo de un excelente dibujante conocido simplemente como Ambrós.

Para que no faltase ningún elemento en el cocktail (la apostura y gallardía de Trueno, la vivacidad adolescente de Crispín y la bonhomía y fuerza bruta de Goliat), era obvio que tenía que haber una “chica”, y así surgió la bella y rubia Sigrid, heredera del trono escandinavo de Thule, y que junto al Capitán Trueno protagonizaría una historia de amor tan puritana y estirada en el tiempo como la que, por ejemplo, mantuvieron Superman y Lois Lane.

Aunque cada vez más espaciadas a lo largo de los años, las historias o historietas del Capitán Trueno han seguido publicándose hasta casi la actualidad, con el ya fallecido Ambrós reemplazado por decenas de artistas que, no pudiendo imitarle, emprendieron caminos estéticos muy diferentes. Víctor Mora, no obstante, ha sido el máximo responsable de los guiones, y parece que tiene intenciones de continuar la serie, una serie que ha estado a punto de saltar al cine en dos ocasiones (la primera de ellas, bajo dirección de Juanma Bajo Ulloa, quien luego fue sustituído, también infructuosamente, por Alejandro Toledo) y que, como mínimo, sí ha saltado al mundo de la música, desde el que el grupo Asfalto cantara una canción dedicada a este bravo paladín cuyo estribillo rezaba: “Ven, Capitán Trueno, haz que gane el bueno…”

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Es igual que me hables del Capitan Trueno que de futbol, que de cualquier pelicula que hayas visto ultimamente.

Lo haces con amor, se nota y se transmite...y por eso eres excepcional y todos nos quedamos, la mayoria de las veces con la boca abierta con tus textos.

Por eso darte animos para que lo sigas haciendo, no sera suficiente para tí, tu eres un creador, y como todo creador necesita su obra.

Desde esta pagina quiero agradecerte las inmensidades de las palabras que utilizas para poder esgrimir cualquier texto, cualquier artículo, cualquier comentario... es importante hacerte saber que sin este espacio mi vida no seria igual. Sin este blogger estariamos un poquito mas huerfanos,sobre todo de tu sabiduria llevada al mas exquisito estilo de la pluma mas cuidada.

Muchas gracias por tu espacio y si puedes sigue adelante..somos muchos los que aqui estamos y te leemos. leemos a un creador que sobre todo necesita a su obra para desarrollarla, crear belleza, una belleza efimera y eterna de una pluma inerte y silenciosa que transmite todas y cada una de las sensaciones que el creador necesita.

mil Besos.

Anónimo dijo...

Best regards from NY! mitsubishi buyers Persian dance songs mp3