contenido de la página

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

sábado, 4 de marzo de 2006

Las viñetas de la discordia

Todavía no había hablado de este tema, pero resultaba casi obligado y era cuestión de tiempo que tuviera que hacerlo. Me refiero a las tan traídas y llevadas caricaturas acerca del profeta Mahoma, que inicialmente se publicaron en un periódico danés y, al cabo de algún tiempo (que no inmediatamente) han provocado una polvareda de dimensiones todavía desconocidas. Al parecer, en primera instancia nadie se ofendió, pero, acto seguido, algún defensor a ultranza de la doctrina de la fe islámica reparó en el hecho de que se había transgredido el precepto que prohibía cualquier representación icónica del profeta, por lo que se alzó una oleada de integrismo que, como suele suceder en estos casos, enganchó enseguida a un sinfín de adeptos que no sólo se conformaron con sentirse airados, molestos y ofendidos, sino que pasaron directamente a la acción. Ante la barbarie desatada, otros periódicos y revistas europeos han divulgado también las imágenes de la polémica (en alguna de las cuales se muestra a un Mahoma no sólo dorado de imagen sino justificando el terrorismo islámico o directamente portando armas), en un intento de alinearse a favor de los daneses y de la libertad de expresión, y en contra de la intolerancia de los violentos mahometanos. Pero es que lo de la defensa de la libertad de expresión no acabo de verlo claro, puesto que no se trató de una crítica o incluso una burla a una persona o institución musulmana, sino al mismísimo principio o pilar de su fe. Es decir, de alguna manera fue un “atentado” gráfico lo que inició toda esta movida, y creo que el dibujante que lo perpetró no se dio cuenta de la “sutil” diferencia entre el humor (por ejemplo: la tira cómica que publica la revista española “El Jueves” protagonizada ni más ni menos que por… “El Dios”) y la falta de respecto a la religiosidad ajena. De todas formas, en ningún caso justifico ni justificaré jamás que a consecuencia de una ofensa de índole espiritual o intelectual haya que promover ataques físicos que conllevan la destrucción de propiedades o, lo que es mucho peor, la pérdida de vidas humanas. Si alguien por ahí está a favor del “Ojo por ojo”, bien debió aplicarlo…. simplemente publicando unas contra-viñetas atacando a cualquier pilar básico de la religiosidad o la cultura occidental, pero nunca, nunca, trasladando a las manos lo que al cerebro tanto le escoció.

No hay comentarios :